DEPORTES

Compra de franquicias en el futbol mexicano, un mal constante

Un mal hábito en el futbol mexicano se volverá a repetir con la venta de la franquicia de Lobos BUAP para que Bravos de Juárez llegue a Primera División

  • REDACCIÓN
  • 10/06/2019
  • 17:36 hrs
  • Escuchar
Compra de franquicias en el futbol mexicano, un mal constante
La venta de franquicias en el futbol mexicano se repetirá con Lobos BUAP y Bravos de Ciudad Juárez. (FOTO DE LA WEB)

En el futbol mexicano parece que todo es posible. A lo largo de los años, los equipos del balompié azteca han cambiado de nombre, sede o desaparecido. En el nuevo capítulo de cambios en franquicias que ya es común, está Lobos BUAP, equipo que podría mudarse a Ciudad Juárez, para que los Bravos tomen su lugar en la Liga MX.

La franquicia poblana, que apenas lleva dos años en el Máximo Circuito, parece estar cerca de mudarse. Así, los Lobos se unen a la larga lista de cambios de franquicia, un mal hábito en el futbol mexicano.

También te puede interesar: ¿Quién es Alejandra de la Vega, la mujer que llevaría un nuevo equipo a la Liga MX y dejará a Lobos BUAP en el Ascenso?

En 1997, el San Luis Potosí sufrió problemas económicos y aunque se trató de rescatar, tuvo que vender su franquicia a Tampico, donde renace la franquicia que ya había estado dos etapas previas en la Primera División. Pese a ello, el estado no se queda sin club, ya que invitaron a la Universidad de San Luis Potosí a que se integrara al futbol mexicano.

En 1978, El Laguna, que había ascendido de la Segunda División en 1968, deja de existir una década después al ser vendida la franquicia que es convertida en los Coyotes de Neza.

Para 1982, El Atletas Campesinos, que había ascendido en 1980, emigra de Querétaro al ser vendido a los petroleros que se lo llevan para fundar el Tampico Madero.

En 1988, los Ángeles de Puebla pasan a ser los Santos Laguna, quienes jugaban en este estado, luego de adquirir la franquicia del Oaxtepec.

En 1989, Potros Neza asciende a Primera División, pero su franquicia es vendida y se convierte en Veracruz.

En 1999, tras lograr su ascenso, Unión de Curtidores, es adquirida por empresarios poblanos que se hacen de la franquicia para que Puebla, que había descendido, siga en la Primera División.

En el año 2000, se hacen varios cambios en el futbol mexicano. Irapuato se muda a Veracruz, una franquicia con la que ya contaban, pero que estaba en lo que antes se llamaba la Primera A, el cual, tras ascender al Máximo Circuito gracias a una promoción, se quede en el Puerto. Mientras que el equipo de Irapuato (que era Veracruz en Primera División) pasó a ser Jaguares de Chiapas.

En 2001, Atlante desciende a Primera A, pero es “salvado”, al disputar una serie promocional con el Veracruz y paga cinco millones de dólares, los cuales acaba pagando con el Centro de Alto Rendimiento que se ubica en la salida a la carretera de Cuernavaca.

Luego de un año en la Primera División, en 2003, La Piedad es vendida a Querétaro. El equipo Celaya se convierte seis meses en Colibríes de Morelos, aunque ese intento dura poco al descender a la Primera A. Ese año la FMF desaparece dos franquicias, Querétaro e Irapuato, supuestamente porque ambos eran manejados con recursos de dudosa procedencia. Así la Liga pasa de 20 a 18 equipos.

En 2013, hubo varios movimientos en el futbol mexicano. Jaguares cambia de nombre a Querétaro, San Luis a Chiapas FC, por lo que también se mudó a este estado; por último, Veracruz continúo teniendo balompié en la Primera División tras adquirir la franquicia del recién ascendido La Piedad.

dmv