NACIÓN

Saldo rojo: un asesinato cada 23 minutos con EPN

El cuarto año de la administración del presidente Enrique Peña Nieto ha sido el más violento de lo que va del sexenio

  • PARIS ALEJANDRO SALAZAR
  • 31/08/2016
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Saldo rojo: un asesinato cada 23 minutos con EPN

CIUDAD DE MÉXICO (La Silla Rota).- El cuarto año de la administración del presidente Enrique Peña Nieto ha sido el más violento de lo que va del sexenio, los operativos y las estrategias no han logrado contener la inseguridad en el territorio nacional, de acuerdo a cifras oficiales, en el último año se registró un asesinato cada 23 minutos en el país.

 

El fallido operativo de las fuerzas federales en Nochixtlán que dejó nueve civiles muertos, secuestros masivos como los de Ajuchitlán y Tierra Blanca; asesinatos de alcaldes; bloqueos carreteros en Chiapas, Michoacán y Oaxaca; dos años sin resolver la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, son algunos de los hechos que marcaron el cuarto año del sexenio peñista.

 

A estos se le suman la investigación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre el operativo en mayo de 2015 de la Policía Federal en Tanhuato, Michoacán, que exhibió que los uniformados cometieron 22 ejecuciones “arbitrarias” o extrajudiciales, sembraron armas a los cadáveres, alteraron evidencias y falsearon informes oficiales para justificar la muerte de los civiles.

 

 

Números rojos

 

Cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación revelan que de septiembre de 2015 a julio de 2016 en México se han registrado 21 mil 807 homicidios dolosos, que equivale a un asesinato cada 23 minutos en el país durante los últimos 11 meses.

 

Los 21 mil 807 homicidios dolosos representan que cada mes se cometieron mil 982 asesinatos, es decir, 65 asesinatos diarios, uno cada 23 minutos.

 

En el tercer año de la administración de Enrique Peña Nieto, de septiembre de 2014 a julio de 2015 en México se registraron 16 mil 178 asesinatos, mientras que el cuarto año de septiembre de 2015 a julio de 2016 en México se contabilizaron 21 mil 807 homicidios dolosos, que representa un aumento de 5 mil 629 crímenes, que equivalen a un aumento del 34 por ciento.

 

En cuatro años del sexenio peñista, de diciembre de 2012 a julio de 2016, en 44 meses se han registrado en México 68 mil 516 asesinatos.

 

Guerrero y estado de México son las entidades con el mayor número de homicidios dolosos, en estos estados el gobierno ha instalado operativos para frenar la inseguridad y la violencia, pero no han logrado los resultados espetados.

 

En el estado de México, donde se instalaron 40 bases de operaciones mixtas –patrullajes de fuerzas federales, estatales y municipales-, en la entidad se perpetraron 2 mil 108 homicidios dolosos

 

Mientras que en Guerrero a pesar de que las fuerzas federales asumieron las labores de seguridad en municipios de Tierra Caliente y se anunciaron operativos especiales en el estado y en algunos municipios como Acapulco, en 11 meses se contabilizaron mil 962 asesinatos.

 

 

Operativo fallido

 

La mañana del 19 de junio de 2016, elementos de la Policía Federal arribaron a la autopista México-Oaxaca a la altura del municipio de Nochixtlán para retirar a un grupo de profesores de la Sección 22 de la CNTE que mantenían bloqueada la vialidad.

 

Horas después de replegar a los docentes y recuperar la autopista los elementos federales avanzaron a la entrada del municipio donde se apostaron pobladores de Nochixtlán para impedirles el paso, lo que derivó en un enfrentamiento.

 

Las fuerzas federales lanzaron granadas de gas lacrimógeno y dispararon sus armas de cargo contra los civiles, lo que dejó un saldo de nueve personas muertas.

 

El entonces titular de la Policía Federal, Enrique Galindo aseguró que ninguno de sus elementos accionó sus armas contra los civiles, sin embargo, video y fotografías exhibieron que las fuerzas federales apuntaron y dispararon contra la población. Enrique Galindo fue cesado de su cargo.

 

A dos meses del incidente violento no hay un solo detenido por los nueve homicidios y los más de 90 lesionados, tampoco se sabe quién disparó las armas que acabaron con la vida de los civiles.

 

 

Secuestros masivos

 

En enero 2016 se conoció que un comando armado ingresó a una secundaria en Ajuchitlán del Progreso y levantó a cinco profesores. Días después se registró un caso similar en Tierra Blanca, Veracruz, donde policías municipales e integrantes de un cártel del narcotráfico secuestraron a cinco jóvenes que regresaban de unas vacaciones. Hasta el momento las investigaciones han expuesto que los cinco jóvenes fueron asesinados, quemados y sus cenizas arrojadas a un río.

 

Un caso más se dio en Arcelia, Guerrero, donde fueron levantadas 17 personas, días después fueron hallados con vida. En mayo de este año, nuevamente en el municipio de Ajuchitlán del Progreso, un comando armado secuestró a siete personas.

 

Datos oficiales revelan que en los últimos 11 meses en el país se denunciaron mil 193 secuestros, tres plagios diarios; y se iniciaron 4 mil 532 averiguaciones por extorsión, 13 por día.

 

 

Bloqueos carreteros

 

Durante más de tres meses integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) han bloqueado las principales autopistas y vialidades de Michoacán, Chiapas y Oaxaca como medida de rechazo a la Reforma Educativa.

 

Las fuerzas federales no han sabido disuadir, replegar o retirar los bloqueos magisteriales.

 

 

Ayotzinapa, en el limbo

 

A tres semanas de cumplirse dos años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la Procuraduría General de la República no ha aclarado el paradero o informado sobre el destino final al que fueron llevados los jóvenes estudiantes.

 

Al concluir el segundo mandato del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en abril de 2016, las investigaciones de Caso Iguala se han estancado.

 

El peritaje de fuego en el basurero de fuego en el basurero de Cocula concluyó que sí hubo fuego en el sitio, pero no aclaró si este se registró del 26 al 27 de septiembre de 2014 y si en él fueron incinerados los 43 normalistas como expuso la PGR.

 

Los padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa lucharon por un mecanismo de seguimiento para continuar la búsqueda de los jóvenes, y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el gobierno mexicano llegaron a un acuerdo para aprobar dicho mecanismo.

 

A 23 meses de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, la PGR mantiene la versión de que fueron asesinados, incinerados, triturados y sus restos arrojados a un río, aunque el caso sigue abierto porque aún faltan detenciones claves en la investigación.

 

 

Alcaldes bajo fuego

 

Ni las propias autoridades se han salvado de la violencia y la inseguridad. De enero a agosto de 2016 en México han sido asesinados cinco alcaldes:

 

Gisela Mota, alcaldesa de Temixco, Morelos, en enero; Juan Antonio Mayén, alcalde Jilotzingo, estado de México; Domingo López, alcalde de san Juan Chamula, Chiapas, en julio; Ambrosio Soto, alcalde de Pungarabato, Guerrero, en julio; y José Santa María Santana, alcalde de Huehuetlán el Grande, Puebla, en agosto.

 

 

Tanhuato, ejecuciones extrajudiciales

 

Durante más de un año el gobierno mexicano sostuvo que en mayo de 2015 en el Rancho El Sol de Tanhuato, Michoacán, se registró un enfrentamiento entre civiles armados y elementos de la Policía Federal, en que perdieron la vida 42 civiles y un uniformado.

 

Se dijo que todos los civiles accionaron sus armas en contra de los policías federales, pero una investigación de la CNDH reveló que se perpetraron 22 ejecuciones extrajudiciales o arbitrarias, y que los uniformados incurrieron violaciones graves a derechos humanos.

 

El Organismo nacional acreditó que la Policía Federal tuvo cuatro horas para alterar la escena, sembrar armas y mover cuerpos, que además falseó información de informes oficiales.

 

lrc