METRÓPOLI

Reyna, la esposa muerta del narco que controlaba Iztacalco

El asesinato de la mujer en la explanada de la delegación Venustiano Carranza podría ser una venganza de “El Balta”

  • ANTONIO NIETO
  • 26/06/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Reyna, la esposa muerta del narco que controlaba Iztacalco
La mujer falleció tras recibir más de 20 disparos. (Especial / La Silla Rota).

En abril pasado, Reyna quedó viuda luego de que su esposo Sergio “El Checo” fuera asesinado dentro de un gimnasio en la colonia San Simón Ticumac, en la Benito Juárez.

El Checo” era uno de los principales distribuidores de droga de la delegación Iztacalco y desde hacía varios años estaba enemistado con Juan Baltazar “El Balta”, otro cabecilla de dealers de esta demarcación y parte de Iztapalapa.

La madrugada del martes, Reyna recibió una llamada telefónica: un familiar suyo estaba detenido en las galeras de la delegación Venustiano Carranza.

Se trataba de Javier “N”, bajo arresto por portación de arma de fuego y delitos contra la salud.

Avances en las pesquisas, asentadas en la carpeta FVC/VC-3/UI1-S/D/1536/06-2018, refieren que Javier fue quien llamó a Reyna y presuntamente le solicitó dinero para sobornos y así obtener su libertad.

Para ello, le sugirió buscar a unas personas a las que identificó solamente como “amigos”, quienes le darían el efectivo.

José Francisco, el otro descuartizado de Insurgentes

Entonces, Reyna pidió ayuda a Ariel Alcántara San Luis y ambos acudieron a la explanada de la delegación Venustiano Carranza, cerca de las 00:15 horas.

Allí vieron a Javier y le informaron que el dinero ya venía en camino.

Sin embargo, lo que llegó fue una motocicleta con dos pistoleros, los cuales abrieron fuego contra Reyna y Ariel, justo a unos pasos de la agencia del Ministerio Público, donde hay policías y empleados de la Procuraduría capitalina (PGJ-CDMX).


Fueron más de 20 impactos de bala, según peritos de la dependencia.

Luego del doble crimen, familiares de las víctimas mencionaron a agentes de Investigación que Reyna les comentó, antes de salir de su casa en la colonia El Arenal -a unos 20 minutos de donde ocurrieron los hechos-, que Javier advirtió que si no lo liberaban iba a delatar a algunos de los jefes de narcomenudistas en Iztacalco.

Atacan a balazos a sujeto en gimnasio de Iztacalco

Apenas Reyna peleaba por quedarse al frente de la administración de algunos gimnasios que poseía su esposo ultimado, “El Checo”, por cuyo homicidio no hay personas detenidas.

Entre mayo y junio, acorde con cifras de la PGJ-CDMX, la ciudad acumula 16 asesinatos relacionados con el narcomenudeo y venganzas entre grupos delictivos.

ams