ESTADOS

Dan nueva vida a animales de granja maltratados o abandonados en Morelos

Esta fundación, con sede en Cuautla, Morelos, inició con el rescate de perros en situación de calle y después vino el rescate de especies más grandes.

  • HÉCTOR GONZÁLEZ / CORRESPONSAL
  • 25/03/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Dan nueva vida a animales de granja maltratados o abandonados en Morelos
Fundación Yaakunah tiene su página de Facebook

CUAUTLA, MORELOS.- Animales rescatados por la Fundación para el Desarrollo y Bienestar Yaakunah son ahora coterapeutas de personas en rehabilitación física y emocional.

Esta fundación, con sede en Cuautla, Morelos, inició con el rescate de perros en situación de calle y después vino el rescate de especies más grandes y la creación de dos albergues, uno para perros y especies pequeñas, y otro para caballos, burros, vacas y borregos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¡CUIDADO! Así es como excava una garrapata la piel humana

“La fundación surge a raíz del amor que tiene nuestra directora, Gabriela Ortiz, por los animales, ella inició rescatando perritos de la calle, posteriormente rescató un caballo, posteriormente rescató una vaca y esto generó que se llevará pues ya alrededor de 400 especies que tenemos aquí en la Fundación”, explicó Ernesto Sedano Solís, terapeuta de la Fundación.

Todos los animales rescatados son rehabilitados por Yaakunah. Pero el trabajo de la Fundación va más allá del rescate de animales.

Tras ser rehabilitados, los animales son entrenados para coadyuvar en psicoterapias. Los caballos, por ejemplo, brindan equinoterapia a pacientes con problemas físicos y emocionales.

“Hay caballos que fueron rehabilitados y quedaron funcionalmente muy bien, entonces son caballos que constantemente están siendo entrenados porque también el maltrato que sufrieron trae secuelas, no pueden estar al 100 por ciento muy tranquilos, entonces al estar aquí pues ya se empiezan a sensibilizar un poquito más, a estar cada vez más en contacto con pacientes y hasta que vemos que el caballo ya superó esa fase de su vida, entonces ya puede ingresar a dar una equinoterapia”, dijo Cinthya Acevedo Aragón, fisioterapeuta de la fundación.

Yaakunah fue fundada el 28 de enero 2013. Actualmente alberga a 60 caballos,  60 burros, alrededor de 20 vacas, borregos y unos 280 perros. Además brinda atención a 50 pacientes.

Cinthya Acevedo Aragón explica cómo la equinoterapia beneficia a pacientes con problemas físicos.

“Se sienta en el caballo entonces va a sentir esos impulsos, ese ritmo, esa cadencia que genera el caballo y pues va a hacer de cuenta que está caminando sentado, de esa manera por las vibraciones, por la temperatura que maneja el caballo que es mucho mayor a la de nosotros empieza a estimular sensitivamente todo nuestro sistema nervioso, de esa manera cuando se manda este estímulo va a haber una respuesta, que muchos músculos que en su vida han estado activos se empiezan a activar y entonces empieza a haber mejora”, explicó.

Todo surgió por un parto prematuro

Una de las pacientes de Yaakunah es Milagros, una niña de 8 años diagnosticada con Parálisis Cerebral Infantil Espástica Cuadripléjica.

“Milagros es una niña súper especial, mi hija. Su problema es que nació prematura, Milagros nació a las 27 semanas de gestación. Cuando nació pesó 890 gramos. Curiosamente Milagros nació por parto natural, tuve complicaciones en el embarazo, de plano no me pudieron detener el parto y nació de 27 semanas”, cuenta su madre, Yuridia López Ocampo.

Aunque en las primeras sesiones a Mily, como le dicen de cariño a Milagros, no le gustaba montar a caballo, con el paso del tiempo no solo disfrutó hacerlo, sino que su condición física mostró mejoría.

“La primera sesión fue bastante caótica porque lloraba y lloraba y lloraba y toda la sesión fue llanto y llanto y llanto, la segunda también, pero después algo empezó a cambiar, empezó a disfrutar y subirse al caballo, tenía más equilibrio, le gustaba tocar al caballo, empezó a tolerar a los animales, a los ruidos”, dijo Yuridia.

Los beneficios no solo fueron físicos, asegura, sino emocionales.

“Antes de que empezáramos en la Fundación, Milagros no se sentaba sola, lloraba por todo y por nada, no agarraba las cosas, no agarraba la cuchara, no comía sola, nada, era superchillona y la verdad casi ni se movía, empezamos a subir al caballo, ella era espástica, su cuerpo era espástico, era muy rígido y cuando empezamos a subirla al caballo se empieza a relajar porque eso pasa con la terapia, como que relaja su cuerpo”, expresó.

Aunque muchas familias son escépticas sobre los beneficios de la equinoterapia, Yuridia recomienda a otros padres y madres de familia el introducir esta terapia en la rehabilitación de sus hijos.

“A veces los papás, lo digo como experiencia, les platico de la Fundación y como que no, vamos a ir y cuánto tiempo para ver resultados, cuánto tiempo, y no, la rehabilitación es todo el tiempo, es constante y definitivamente va creciendo en el equilibrio, en comer, en seguridad, no sé qué pasa, la verdad, yo también cuando entré dije a ver qué pasa, otra cosa más en la vida, otra cosa más que pruebas para que si funciona pues que bueno y si no, pues lo que sigue, pero no, definitivamente ha funcionado”, dijo.

Además de los caballos rehabilitados, perros rescatados brindan caninoterapia para atender problemas emocionales, trastornos neurológicos, trastornos motores y trastornos del habla y aprendizaje.


mvf