METRÓPOLI

¿Quiénes son los porros y cómo surgieron?

Este grupo caracterizado por su violencia tiene décadas operando en la vida universitaria; hoy son el motivo de las movilizaciones estudiantiles

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 06/09/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
¿Quiénes son los porros y cómo surgieron?
¿Quiénes son los porros y cómo surgieron? (Foto Especial)

Violentos, incluso armados, siempre en grupo, amedrentan estudiantes y reclutan como pandilla, ellos son los porros, el motivo que reunió ayer a una de las más grandes marchas de los últimos años en Ciudad Universitaria.

Esto luego de que uno grupo de porros agrediera a estudiantes que se manifestaban el lunes 3 de septiembre frente a Recetoría.

LEE ADEMÁS: Identifican en redes a presuntos porros de la UNAM

Son presuntamente financiados tanto por partidos políticos como por autoridades universitarias para controlar estudiantes a través del miedo.

Pero, ¿cómo surgieron los porros?

La confrontación de estudiantes y autoridades universitarias en el país siempre ha existido, incluso desde antes de ser México.

Durante la Colonia, por ejemplo, los estudiantes criollos de la Real y Pontificia Universidad de México defendieron sus prerrogativas, realizando al menos tres motines que alcanzaron notoriedad e impactaron a la sociedad de la época.

Así lo señala la investigación llamada “Violencia y porrismo en la educación superior en México”, realizada por Imanol Ordorika, doctor en Ciencias Sociales y Educación por la Universidad de Stanford, Estados Unidos, e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).    

Sin embargo, el nacimiento de los porros se da hasta la década de los cincuenta, cuando el Gobierno Federal comienza a dar marcha atrás las políticas populares de los gobiernos posrevolucionarios, principalmente educativas.

A la par, las administraciones universitarias fueron ocupadas por grupos afines a los ideales del gobierno.

Por ello, los estudiantes comenzaron movilizaciones contra estas políticas. Los universitarios habían perfeccionado su organización política, la cual había nacido en 1929, luego de que la UNAM recibiera su autonomía.

En respuesta, autoridades tanto gubernamentales como universitarias formaron un grupo de choque para disolver las protestas estudiantiles a través de la violencia y miedo.

Este grupo de choque fue disfrazado dentro de la Federación Universitaria de Sociedades de Alumnos, formado principalmente por jóvenes pandilleros y conservadores, así como los seguidores de los equipos de futbol americano colegiales, ahí el calificativo de “porros”.

Lo mismo sucedió en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), pero a través de la Federación Nacional de Estudiantes Técnicos. Al igual que en otras universidades en el interior del país.

Imanol Ordorika señala que tras el movimiento estudiantil de 1968 estas federaciones de estudiantes desaparecen, lo cual deriva la aparición de múltiples grupos de pandilleros y provocadores, incorporando a sus filas delincuentes comunes al servicio de autoridades educativas y gobierno federal.

“El porrismo de la capital adquirió rasgos más violentos; se hizo más presente en muchas escuelas y facultades no sólo a través de actos de provocación, delación y control, sino también en actos puramente delictivos como robos y atracos, hostigamiento sexual y golpizas frecuentes”

Estas acciones continuaron bajo el cobijo de distintas autoridades y, explica Imanol Ordorika, se mantuvieron cerca de las actividades deportivas de las escuelas.

Estos grupos porriles no fueron identificados como tal, sino hasta 1987, por el recién creado Consejo Estudiantil Universitario (CEU), del cual Imanol Ordorika fue fundador.

Aun así, la huelga de dicho año, los movimientos sociales de la década de los noventa que apoyó la comunidad universitaria y la huelga de 1999-2000, se vio agredida por los grupos porriles.

TAMBIÉN LEE: Joel y Emilio, los estudiantes en estado grave tras ataque de porros

La entrada de la Policía Federal Preventiva a Ciudad Universitaria en el 2000 y la “derrota” de la huelga, precisa el investigador de la UNAM, “dejaron el campo prácticamente libre para las nuevas manifestaciones de delincuencia y porrismo”.

A partir del 2005, diagnostica Imanol Ordorika, los porros se concentraron en los Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH), así como en las Escuelas Nacionales Preparatoria (ENP).  

Estos mismos porros fueron quienes atacaron a los estudiantes del CCH Azcapotzalco que se manifestaban en Rectoría el pasado 3 de septiembre.

Fue el mismo rector de la UNAM quien aseguró se trataron de integrantes de los grupos porriles de “Treinta y dos”, del CCH Azcapotzalco; “3 de marzo”, del CCH Vallejo; la “Federación de Estudiantes de Naucalpan”.

Al menos 18 porros inscritos en la UNAM fueron identificados por las autoridades universitarias y expulsados de la Máxima Casa de Estudios.