Opinión

Por un voto electrónico

El voto electrónico disminuiría los costos de las elecciones y permitiría disponer de resultados confiables e inmediatos. | Ricardo de la Peña

  • 26/08/2019
  • Escuchar

Por regla general, establecer el voto electrónico en una sociedad democrática representa la adopción de una herramienta con la que se pretende lograr que los procesos electorales sean más eficientes, al generar mayor confianza en la emisión del sufragio, a la vez que se facilita y acelera el procesamiento de resultados. En un sistema como el mexicano, ello supondría dejar atrás el gasto para realizar conteos rápidos y desarrollar programas de resultados electorales preliminares, pues el voto electrónico permitiría disponer de cómputos oficiales de forma casi inmediata.

En nuestro país, a lo largo de varias décadas, hemos avanzado en la construcción de un sofisticado conjunto de procedimientos que permiten contar con elecciones confiables y disponer de resultados expeditos. ¿Por qué entonces avanzar hacia una tecnificación del voto? Por motivos distintos a los convencionales: para disminuir los elevados costos monetarios de la democracia.

Desafíos del voto electrónico

Adoptar el voto electrónico supone un esfuerzo que no está exento de desafíos. Establecerlo supone una planificación y diseño minuciosos, en la que un primer paso es revisar y aprender de la experiencia adquirida en la implantación de modalidades de voto electrónico en diversas naciones. No existe un único sistema de voto electrónico y ninguna opción disponible es perfecta, por lo que conocer y reconocer los riesgos de cada opción y optar por la más pertinente para el caso particular  es tarea difícil, que debe ser asumida conjuntamente por autoridades, partidos y sociedad.

Ante las objeciones y reservas naturales frente a un cambio de este tipo, seguramente se señalarán debilidades y elementos que pudieran generar desconfianza, ese caro bien que tanto nos  ha costado construir. Por ello, una correcta implantación de un sistema de voto electrónico debe asegurar la realización de auditorías y certificaciones transparentes en que las partes interesadas tengan acceso a los procedimientos y documentación que se genere.

Oportunidad del voto electrónico

Establecer el voto electrónico demanda capacitación y desarrollo profesional de los responsables de las elecciones, y supone educación cívica y disposición de información por los votantes. En ello, México cuenta con muchas ventajas, pues dispone de un sistema de instituciones electorales sólidas que permiten la planificación de acciones como las que supondría la implantación del voto electrónico y cuyas funciones comprenden ya la pléyade de aspectos que debieran estar presentes para una exitosa construcción de un proyecto de esta naturaleza.

En momentos en que tanto las políticas públicas como las condiciones de la economía demandan la revisión a la baja de los costos de las elecciones, el voto electrónico es una opción eficiente que elude la lógica convencional proclive a cercenar y no a actualizar las instituciones. Avanzar en ello es un reto, pero uno que puede afrontarse exitosamente, pues disminuiría los costos de las elecciones, a la vez que permitiría disponer de resultados confiables e inmediatos.