METRÓPOLI

Este es el centro comercial donde se roban más bicicletas

Un colectivo promueve acciones para prevenir a los ciclistas de cómo actúan los ladrones, ante la falta de apoyo de las autoridades

  • REDACCIÓN
  • 24/02/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Este es el centro comercial donde se roban más bicicletas
A simple vista hay varias personas sospechosas rondando sobre los bici estacionamientos. (Tomada de El País).

Los alrededores de la plaza comercial Forum Buenavista en la delegación Cuauhtémoc se han convertido en un foco rojo para los ciclistas que deciden estacionar su bicicleta en este lugar.

Esto, debido a que es uno de los sitios con mayor índice de robo de este tipo de vehículos, pese a las videocámaras y personal de seguridad que se encuentran en los alrededores de la zona.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: A diario atropellan a casi 20 ciclistas en la CDMX.

Colectivos y ciclistas han reportado, una y otra vez, el área como una zona de alta incidencia delictiva para este tipo de grupos; sin embargo, las autoridades locales siguen sin frenar los hurtos que se registran a diario.

“Nos gastamos miles de pesos para asegurar nuestras bicicletas al dejarlas estacionadas, y aún así poco se puede hacer para evitar ser víctimas de los ladrones”, externó en entrevista Manuel Rosales, vecino de la colonia Santa María La Ribera.

En los alrededores del metro Buenavista, tales como la propia plaza, la Biblioteca Vasconcelos, e incluso a unas cuadras de la delegación Cuauhtémoc, se puede observar a varias personas sospechosas rondando en los bici estacionamientos.

En dicho perímetro se han reportado robos simultáneos de hasta tres bicicletas. También reportan una serie de robos en las estaciones del Metrobús de la Línea 1, La Bombilla, Altavista y Francia.

“Es un lugar tranquilo y concurrido por oficinistas y comercios y donde pareciera que es difícil que se den los atracos, pero éstos se han registrado, así como en el estacionamiento de Ciudad Universitaria”, afirman las víctimas.


Así operan para robarte

Los delincuentes, generalmente disfrazados de ciclistas, se acercan a la bicicleta y con alguna prenda cubren la pinza para romper el candado o la cadena; dependiendo del grosor de éstos pueden utilizar también otras herramientas como esmeril o incluso ácido.

Una vez que la delincuencia se apodera de alguno de estos vehículos, recorren tianguis de segunda mano o casas de empeño, donde son ofertadas a un costo mucho menor.

“Es por eso que se ha incrementado el robo de bicicletas, porque es muy fácil comercializarlas y no sólo en los tianguis o en casas de empeño, donde no se corrobora su procedencia; sino en las redes sociales, donde los ladrones las ofrecen”.

Con información de Publimetro.

ams