MUNDO

Polémica por visita del Papa a Letonia

Al menos 3 mil 200 personas se han registrado por adelantado para asistir a la misa que oficiará el papa en la Basílica de la Asunción

  • REDACCIÓN
  • 21/09/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Polémica por visita del Papa a Letonia
La visita del papa Francisco a Letonia será motivo de celebración, pero también de controversia (Foto: web)

La visita del papa Francisco a Letonia el próximo lunes, en la primera gira en 25 años de un papa por los bálticos, será motivo de celebración y algo de controversia en este pequeño país de dos millones de personas, en el que apenas unos 400 mil son católicos.

El papa llegará procedente de Lituania, un país de mayoría católica, tras dos días cargados de ceremonias religiosas, reuniones con políticos y encuentros con el público en las ciudades de Vilna y Kaunas, a un país que espera esta visita de forma muy distinta a la de Juan Pablo II en 1993.

Aquello fue algo extraordinario para nosotros, que acabábamos de dejar el régimen soviético y sus ataques a la religión. Juan Pablo II era alguien que también había crecido en un país comunista, Polonia, y su experiencia vital era similar a la de la mayoría de letones de entonces, independientemente de que fuesen católicos o no", recuerda Maruta Latkovska, escritora y ex redactora jefe de un periódico católico local.


El arzobispo de Riga, Zbignevs Stankevics, reconoce que la situación actual difiere de la de hace un cuarto de siglo, pero considera que la visita del papa es igual de necesaria, tanto para los católicos como para los demás letones.

El papa no está sólo visitando a los católicos, sino a todos los letones. No sólo hablara del mensaje de Jesús, sino también del respeto humano, la solidaridad, el desarrollo y la comunidad. Espero que la visita ayude a los ciudadanos de Letonia a ser conscientes de sus raíces espirituales y su herencia cristiana", aseguró en declaraciones a Efe.

Al menos 3 mil 200 personas se han registrado por adelantado para asistir el lunes por la tarde a la misa que oficiará el papa en la Basílica de la Asunción, en la ciudad de Aglona, aunque los organizadores prevén unos 50 mil, según Ingrida Lisenkova, responsable del Centro de Información de la Iglesia Católica Letona.

Pareja uruguaya iba por bendición y el Papa los termina casando

La Basílica de Aglona es un centro de peregrinaje nacional en el que todos los 15 de agosto, sobre todo desde la recuperación de la independencia en 1991, se concentran grandes masas de creyentes.

Francisco tiene además previstos en el país varios actos ecuménicos, reconociendo el vigor que tiene en este país báltico la tendencia que busca la restauración de la unidad de los cristianos, algo que está ligado curiosamente a su pasado soviético de represión religiosa, que unió a los creyentes.

Se espera asimismo que el papa se refiera al obispo Boleslavs Sloskans, que está en proceso de santificación y que es el sacerdote católico letón más conocido que fue perseguido por su fe por el régimen soviético.

La visita ha sido criticada porque el Saeima (Cámara Baja) aprobó una ley extraordinaria este verano haciendo fiesta nacional el lunes del viaje de Francisco, algo que los detractores de esta medida perciben como una afrenta a la obligada separación entre iglesia y estado, además de un perjuicio económico para las empresas obligadas a dar un día extra de vacaciones a sus empleados.

También se ha cargado contra el Ejecutivo por el coste de los actos, que supondrán para las arcas públicas cerca de un millón de euros.

El viaje de Francisco también ha servido para reavivar un reciente caso de explotación sexual a un discapacitado en el que estaba presuntamente implicado un sacerdote católico letón, unos hechos que entroncan con la polémica internacional por los numerosos escándalos de abusos sexuales en el seno de la iglesia católica.

Tras su visita a Letonia, está previsto que Francisco se desplace a Tallín, la capital de Estonia, otro país mayoritariamente protestante, donde mantendrá además de encuentros con miembros del gobierno y la sociedad civil, celebrará una misa al aire libre en la plaza de la Libertad.

mlmt