Opinión

RICARDO MONREAL

  • 11/03/2020
  • Escuchar
y el espionaje al PAN en el Senado se convierte cada vez más en una comedia de enredos. Primero se acusó desde Morena que se trataba de un montaje. Luego se dijo que no, que no hubo montaje. Luego se dijo que el cableado estaba desde hace casi 10 años, por aquello de que iba a ser un edificio “inteligente”. Después el PAN reveló un reporte de septiembre de 2018 donde técnicos aseguraron que no había “pájaros en el alambre”. A ver en qué acaba el culebrón.