Opinión

OCTAVIO ROMERO

  • 12/03/2020
  • Escuchar
y su extraño silencio. La semana pasada estalló un escándalo por la muerte de varios pacientes en un hospital de Pemex en Tabasco. Las denuncias de familiares saltaron a la palestra. Pero el director general de Pemex, muy querido del presidente López Obrador, no se le ha visto por ningún lado para dar la cara, empezando por los familiares de las víctimas. Alguien que le avise de los problemas en la empresa.