ex candidato del PRI a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, ve acercarse su propio chaparrón, y no por haber perdido, lo que se daba por hecho desde un principio ante la debilidad del institucional en la plaza. Lo que líderes priístas le están echando en cara es que presentó propuestas electorales ajenas a la Declaración de Principios de su partido. Está claro que Arriola lo hizo para atraer un voto conservador, pero la apuesta no resultó.



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información