Opinión

LUIS CRESCENCIO Sandoval

  • 05/03/2020
  • Escuchar
y Alfonso Durazo, principales brazos operativos en la lucha contra la inseguridad, tienen serios problemas. Nos cuentan que el caso publicado en La Silla Rota en torno al general Felipe de Jesús Espitia Hernández causó un cisma en las filas castrenses, aún no visibles. Por otro lado, al secretario de Seguridad Ciudadana, nos cuentan, se le complican las cosas en lo interno. Todo eso, agregan las fuentes, pega en la línea de flotación de los más relevantes del Gabinete de Seguridad. Algo pasa en los feudos de la Sedena del General Sandoval y en la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Alfonso Durazo.