secretario de Hacienda, se ha reunido con los principales coordinadores parlamentarios en San Lázaro, pero en el caso del panista Marko Cortés el encuentro no se ha dado. El cierre de puertas al michoacano es interpretado como parte de la tensión existente entre la administración Peña Nieto y la dirigencia nacional del PAN, que encabeza Ricardo Anaya. Cortés es identificado como una figura muy cercana a Anaya y en particular a su ubicuo asesor, Santiago Creel, quien tampoco despierta demasiados entusiasmos en Los Pinos.



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información