Opinión

IRMA ERÉNDIRA Sandoval

  • 21/07/2020
  • Escuchar

salió igual que Virgilio Andrade, sí, su antecesor en la Secretaría de la Función Pública que simplemente se volteaba para otro lado cuando se trataba de los amigos que eran acusados de corrupción. Resulta que sin empacho promovió en redes sociales la defensa de su hermano Amílcar por su propensión a los bienes raíces. Será que por ser su hermano ella tiene otros datos, pero se ve muy mal que el árbitro diga que no hubo falta antes de ver siquiera el expediente.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.