Opinión

ENRIQUE PEÑA

  • 23/06/2019
  • Escuchar
Nieto se la pasa de bodas a bautizos y primeras comuniones. Quizá su chamba como ex presidente sea rentarse como animador. Pero sus sonrisas y carcajadas videograbadas se pueden congelar. Fertinal, Pemex y Odebrecht no le han quitado el sueño. Pero los videos de Ayotzinapa están confirmando lo que se supo desde el principio del caso de los 43 normalistas: que la investigación estuvo plagada de irregularidades, pero el expediente de la tortura escalaría a instancias internacionales. ¿Se animará el gobierno de Andrés Manuel López Obrador?