Opinión

ENRIQUE GRAUE

  • 04/02/2020
  • Escuchar
bajo fuego. El reclamo válido de condenar las agresiones de género ha quedado diluido en la UNAM ante la operación concertada de grupos de choque que destruyen e incendian instalaciones con personas enmascaradas sin respaldo de la comunidad. La violenta operación de comandos coordinados por hombres con mujeres colocadas al frente fue frustrado en la Facultad de Derecho por profesores y alumnos que desalojaron a una veintena de personas embozada. Quién alienta este tema desde la política. Por lo pronto hay que apuntar que nadie en el gobierno López Obrador condenó estos hechos. ¿Quién mece la cuna de la desestabilización en la mayor casa de estudios del país?