líder del PRI en el Senado de la República, dispuso dotar de un breve lapso de espera para tratar de disipar los reclamos internos y de organismos internacionales como la ONU, con respecto a la Ley de Seguridad Interior ya aprobada en la Cámara de Diputados y que entró en un impasse en la Cámara alta. Nos aseguran que el habilidoso coordinador de la bancada priísta buscará imponer la aprobación contra viento y marea de la nueva legislación sobre la que ha sólidos señalamientos de que violenta derechos humanos, burla la Constitución mexicana y da la espalda a las convenciones internacionales firmadas por el país. Es probable que, de ocurrir una validación forzada, el próximo año tengamos el tema en tribunales externos.



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información