Opinión

CLAUDIA SHEINBAUM

  • 30/01/2020
  • Escuchar
y el problema del narco. Desde antes de su toma de posesión fue advertida del estallido que se avecinaba en este terreno en la Ciudad de México. La jefa de gobierno lo tiene claro. Hasta donde se sabe, el gobierno federal también tiene mucha información de inteligencia sobre los cárteles de las drogas, el problema es aterrizar esa información. Otro problema es el de las traiciones internas y la corrupción. Menudo lío al que se agrega que, tan solo en la capital del país, sus penales tienen a un centenar de reos de alta peligrosidad que deberían estar en prisiones de alta seguridad. Tras la fuga del Reclusorio Sur de líderes del cártel de Sinaloa se dio a conocer los nombres de los jueces relacionados con los prófugos, lo que molestó en el Poder Judicial, y repentinamente se dejaron de mencionar. Sin embargo, las alertas están encendidas.