Opinión

CARLOS ROMERO

  • 23/07/2019
  • Escuchar
Deschamps sonríe. Y sonríe porque si bien la Fiscalía General de la República ya indaga flujo de dinero sospechoso a sus cuentas bancarias y de algunos familiares suyos, resultó que un juez detuvo la posibilidad de detenerlo. Así que, si contaban con echarle el guante, pues tendrán que aguantarse las ganas. Y vaya que es escurridizo el líder de los trabajadores petroleros, pues en más de una ocasión ha enfrentado órdenes de aprehensión.