Opinión

ALFONSO DURAZO

  • 11/05/2020
  • Escuchar
no pudo. La Guardia Nacional no arranca. Brincan casos de mandos implicados en presuntos actos de corrupción o departiendo alegremente con delincuentes. Los números de la violencia no cesan, al contrario, aumentan los homicidios, feminicidios... La Secretaría de Seguridad Ciudadana no pudo. Y ahí vienen las fuerzas armadas a entrar al quite mediante decreto, aún cuando fue lo más criticado por el presidente Andrés Manuel López Obrador. El país se ha convertido en pasto seco para la delincuencia. ¿Vamos a un punto sin retorno?