Opinión

ALEJANDRO GERTZ

  • 24/06/2019
  • Escuchar

estuvo a punto de darle un regalazo a Javier Duarte, Emilio Lozoya… y una larga lista. ¿Cómo? Resulta que la Fiscalía General de la República se inconformó por un amparo que se concedería a un quejoso acusado de defraudación fiscal que buscaba evitar que un ministerio público pudiera hurgar sus cuentas bancarias sin avisar a un juez. Pero la Suprema Corte de Justicia de la Nación tenía otros datos y quería amparar al quejoso y dar esa misma razón a todos de manera retroactiva, como Duarte, Lozoya... Ante ese riesgo, el fiscal retiró su inconformidad y sólo se otorgó el amparo. Pero el riesgo permanece.