Opinión

¿Y si fracasa el #HoyNoCircula?

Por: José Antonio Sosa Plata.

  • 07/04/2016
  • Escuchar

A tres días de que se comenzaron a aplicar las medidas extraordinarias del programa  #HoyNoCircula se han puesto al descubierto algunos problemas operativos y de #ComunicaciónPolítica que no se puedan soslayar.

 

La misión a cumplir es necesaria, urgente y muy compleja.

 

Y antes de entrar al análisis es preciso reconocer tres puntos fundamentales que justifican el carácter emergente de la situación. Primero, que los gobiernos tienen las facultades para actuar con determinación ante el problema de salud pública que ocasiona la contaminación del aire.

 

Segundo, que la responsabilidad es de todos.

 

Tercero, que es imprescindible tomar decisiones drásticas con nuevas acciones, restricciones y sanciones, no solo para resolver la problemática actual sino para lograr las soluciones de fondo que se requieren en el largo plazo.

 

El periodo de tres meses parece razonable.

 

El anuncio de la Comisión Ambiental (@CAMegalópolis) logró el compromiso y la acción responsable de la mayor parte de la ciudadanía. Así lo anticipaban las encuestas y es posible que así se siga si las cosas se mantienen bajo control.

 

Sin embargo, la #estrategia tiene fallas importantes.

 

En muy poco tiempo ha habido diversos problemas que han complicado mucho el escenario político y social, provocando reacciones y posibles consecuencias que podrían configurar una situación de crisis más difícil de resolver que la actual.

 

¿Qué ha fallado?

 

La notoria descoordinación entre autoridades, más el desorden, saturación y contradicciones en los mensajes que se difunden día a día demuestran una vez más que no se están comunicando con eficiencia.

 

Estamos ante un verdadero lío.

 

En principio el ciudadano debe estar al pendiente de varios medios de comunicación para actuar con la responsabilidad debida y no cometer errores por el retraso con el que se difunden algunos mensajes, como sucedió el martes por la noche con el Doble no Circula.

 

Como si todos tuviesen el tiempo.

 

El tema del #HoyNoCircula se colocó de inmediato en el centro de la agenda, pero no por la información básica de quienes no deben circular, sino por la enorme cantidad de declaraciones, controversias y ejemplos concretos de los contratiempos que enfrenta la población.

 

Si buscan generar confianza, están provocando lo contrario.

 

Consciente de ello, Miguel Ángel Mancera (@ManceraMiguelMX) ofreció disculpas a la ciudadanía y aseguró que a partir de ahora se desplazará en taxi eléctrico o en transporte público. Algunos de los funcionarios responsables del programa han caído en contradicciones importantes, como las que se dieron con los taxis o motocicletas.

 

Al mismo tiempo se privilegia el "juego político".

 

Diputados y senadores entran al debate y a las propuestas. Los cuestionamientos van directo a Mancera y su equipo. La prioridad del Jefe de Gobierno de la #CDMX es la salud y obtener recursos para mejorar el transporte público. Por eso pide apoyo económico al Gobierno de la República, pero éste se lo niega y le propone otras alternativas.

 

Más tarde se confunde con las medidas adicionales.

 

Después de informar que no se cobrarán algunos servicios, aclaró que Metro y Metrobus no entran en el paquete. Si la situación es crítica en todo el sistema de transporte público, la decisión podría parecer populista y no interpretarse en forma adecuada.

 

En este contexto se anunció el Doble no Circula.

 

En principio no hubo consecuencias sociales que configuraran un escenario grave para el gobierno capitalino. Sin embargo, un caso significativo que no se debe minimizar lo protagonizó un grupo de 50 conductores adheridos a la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos (Conatram), que bloqueó la carretera México-Puebla como protesta en contra del programa.

 

Otro frente que se abrirá será el jurídico.

 

Habrá peticiones de amparo y tal vez algunos grupos aprovechen la oportunidad para politizar el asunto en el marco electoral de este año. Con la misma perspectiva, se buscará dañar aún más la imagen del Jefe de Gobierno y del #PRD.

 

Por eso surgen nuevas denuncias.

 

Una de ellas es sobre las verificaciones a los vehículos oficiales, ya sean federales o locales, porque según parece no se aplican con la misma rigidez que a los particulares.

 

Del problema de productividad casi no se habla.

 

Mucha gente está llegando tarde a sus trabajos y se presenta además con claras alteraciones emocionales, que sin duda afectan su concentración y rendimiento. Algo similar sucede con las niñas y niños en las escuelas. Empresas, fábricas y comercios, entre otros, tendrán pérdidas económicas y con seguridad protestarán.

 

No son pocos los que ya piensan comprar otro vehículo.

 

La experiencia ha demostrado que se trata de una consecuencia lógica y que éste y otros fenómenos se pueden repetir porque hay varios cabos sueltos en el diagnóstico y las acciones que están en marcha.

 

Mientras tanto, la contaminación no cede.

 

El tráfico sigue intenso. El transporte público es insuficiente, está rebasado y provoca más retrasos a los usuarios. Con las medidas se trata sin duda de resolver algunos problemas de salud y convivencia, pero se crean otros tanto o más delicados.

 

¿Qué hará el gobierno si el plan emergente no funciona?

 

Por el bien de todas y todos esperemos que estén preparando un Plan B, porque el eje de la solución va más allá del #HoyNoCircula. De lo contrario estaremos en el umbral de una situación de #Crisis que podría durar décadas.

 

| #ConsultoríaPolítica | #ComunicaciónPolítica | 

| #HoyNoCircula | #CAMe | #CDMX | ComunicaciónDeCrisis |

 

Twitter: @sosaplata

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.