Opinión

Y lo mejor que puede hacer es presentar la renuncia. ¿Clarito?

Para Lunita... por muchas lunas más; hay mucho de Luna en mi alegría..... Y para Alberto Guzmán Maldonado, In memoriam.

  • 25/02/2016
  • Escuchar

“...No le tengan miedo a la transparencia. La Iglesia (católica) no necesita de la oscuridad para trabajar. Vigilen para que sus miradas no se cubran de las penumbras de la niebla de la mundanidad; no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa”: Papa Francisco a los obispos de México.

 

No resulta fácil hacer un balance de la visita del Papa Francisco a nuestro a nuestro país, sobre todo si ya muchos colegas han comentado paso a paso lo que ocurrió. Por cierto algunos –muy pocos- han sido severamente críticos con el Papa número 266, el primer americano y jesuita en la historia del pontificado. ¿Su pecado? No haberse reunido con los familiares de los desparecidos de Ayotzinapa, y de las víctimas de los delitos sexuales cometidos por sacerdotes.

 

La razón por la que el Papa no recibió a las víctimas

 

De regreso a Roma, Francisco dialogó 45 minutos con más de 70 periodistas de la fuente y respondió a muchas interrogantes, la primera fue sobre los 43 desaparecidos.

 

-Santo Padre, en México hay miles de desaparecidos, el caso de los 43 de Ayotzinapa es un caso emblemático. Quisiera preguntarle ¿por qué no se reunió con ellos?-, pregunta Maru Eugenia Jiménez del periódico mexicano Milenio.

 

La respuesta fue: “-Atentamente si Usted lee los mensajes hacía referencia continuamente a los asesinatos, a las muertes, a la vida cobrada por todas estas bandas del narcotráfico y traficantes de personas, o sea que de ese problema hablé, como una de las llagas que está sufriendo México”.

 

En efecto, si leemos detenidamente sus mensajes podemos encontrar entre líneas, la preocupación del líder religioso por la victimas, la primera vez que lo hizo fue la tarde del sábado 13 de febrero en la homilía de la Basílica de Guadalupe, ahí reivindicó a las victimas sin decir nombres dijo:

 

“En aquel amanecer de diciembre de 1531 se producía el primer milagro (…) En ese amanecer Dios despertó y despierta la esperanza de los pequeños, de los sufrientes, de los desplazados y descartados, de todos aquellos que sienten que no tienen un lugar digno en estas tierras. En ese amanecer, Dios se acercó y se acerca al corazón sufriente pero resistente de tantas madres, padres, abuelos que han visto partir, perder o incluso arrebatarles criminalmente a sus hijos…”.

 

La primera vez que habló del tema fue hace meses, concretamente en la audiencia general que se celebrada cada semana en la Plaza de San Pedro, Francisco del 29 de octubre de 2014, dedicó cuarenta palabras emitidas en 39 segundos: "Quisiera hoy elevar una oración y traer cerca de nuestro corazón al pueblo mexicano que sufre por la desaparición de sus estudiantes y por tantos problemas parecidos. Que nuestro corazón de hermanos esté cerca de ellos orando en este momento".

 

El audio y video se puede ver en este link.

 

Precisa el Papa Francisco a la pregunta de Maru, el por qué no los recibió. “Había muchos grupos, incluso contrapuestos entre ellos, con luchas internas, entonces yo preferí decir que en la misa los iba a ver a todos, en la misa de Juárez, o si preferían en alguna otra, pero que habría esa disponibilidad. Era prácticamente imposible recibir a todos esos grupos, que por otro lado también estaban enfrentados entre ellos, es una situación que es difícil de comprender para mí que soy extranjero, ¿verdad?

 

“Pero creo que es una sociedad mexicana que es víctima de todo esto, de los crímenes, de descartar gente: es un dolor muy grande porque este pueblo no se merece un dolor como éste”.

 

Pero debemos decir que el Papa supo que antes de su llegada al estadio Venustiano Carranza de Morelia, miles de sacerdotes, religiosos y seminaristas alzaron sus voces en un conmovedor conteo pidiendo justicia por los 43 estudiantes de la Escuela Rural de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 de septiembre de 2014.

 

En el video se puede ver y escuchar a los miles de asistentes al encuentro con el Papa Francisco en Morelia, que contaron del 1 al 43, en recuerdo de los jóvenes desaparecidos.

 

¿Y los delitos sexuales?

 

Y de los delitos sexuales también respondió, dando detalles incluso de la intervención de Joseph Ratzinger en el caso Marcial Maciel Degollado, pero la nota fue en el primer párrafo, cuando respondió a la pregunta: “- ¿Esta idea de que cuando los sacerdotes llegan a ser detectados en casos de esta naturaleza lo que se hace es cambiarlo, nada más, de parroquia?”.

 

Dijo “un obispo que cambia a un sacerdote de parroquia cuando se detecta una pederastia es un inconsciente, y lo mejor que puede hacer es presentar la renuncia”. Y agregó con el tono argentino: ¿Clarito?

 

¡Eso fue un duro golpe para muchos!

 

Si le suman esta frase a lo dicho en catedral a los obispos mexicanos en el sentido de que “sean por lo tanto obispos de mirada limpia, de alma transparente, de rostro luminoso. No le tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar. Vigilen para que sus miradas no se cubran de las penumbras de la niebla de la mundanidad; no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa...”.

 

Y es que casi nadie ha visto que han habido renuncias anticipados de obispos que ocultaron los delitos de pederastia, el caso en México más visible es del ex obispo de Autlán, Jalisco, Gonzalo Galván Castillo quien renunció a sus labores eclesiásticas en junio de 2015 por haber cometido el delito de encubrimiento; el artículo 401.2, del código de derecho canónigo prevé la renuncia al oficio de un obispo “si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo”. (Véase La Silla Rota)

 

El caso de Galván estalló en 2009 cuando un joven de 24 años denunció al sacerdote Horacio López, quien profesaba en la misma diócesis, por haber abusado de él cuando tenía 11 años. A pesar de la demanda, el párroco sólo fue trasladado a otra iglesia, donde siguió ejerciendo su ministerio.

 

O sea, en total impunidad. Los casos son muchos y los prelados lo saben, se decía antes que la ropa sucia se lava en casa., ya no.

 

Y es que hasta antes del Papa Francisco los obispos que ocultaban a sacerdotes abusadores y cambiaban de parroquias no cometían delito, ahora sí lo cometen todavía más están obligados a denunciarlo penalmente.

 

Creo que el Papa está dando tiempo al tema y da la oportunidad a varios prelados para que renuncien voluntariamente, de no hacerlo, podrían ser citados a un tribunal especializado.

 

Casi nadie reparó que el Papa Francisco autorizó el pasado 10 de junio de 2015 la creación de un tribunal para juzgar por el delito de “abuso de poder” a los obispos que han encubierto a sacerdotes pederastas.

 

Hay que subrayar que todavía no hay ningún obispo en el banquillo de los acusados. El único que había murió cuando estaba el juicio en su contra, me refiero al nuncio polaco Joseph Wesolowski. El prelado por cierto amigo personal y paisano del hoy santo Juan Pablo II, fue encontrado muerto el viernes 28 de agosto de 2015 cuando estaba sujeto a un juicio; Wesolowski fue destituido de su cargo y llevado a juicio gracias al periodismo de investigación: estaba  acusado y sometido a juicio por abusos y posesión de pornografía infantil. (Véase. Juicio a un alto prelado gracias al periodismo de investigación).

 

Apenas existe la obligación de denunciar los delitos a la autoridad civil

 

Ahora bien, casi nadie se dio cuenta que mientras el Papa Francisco se encontraba en México, la Pontificia Comisión para la Protección de los Menores de la Santa Sede publicó el 16 de febrero un comunicado, firmado por su presidente el cardenal Sean O’Malley, a propósito de la obligación de denunciar cualquier sospecha de abuso sexual a las autoridades civiles.

 

“Así como Papa Francisco ha manifestado tan claramente: ‘Los delitos y pecados de abuso sexual sobre los niños no deben ser mantenidos en secreto nunca más. Yo garantizo la celosa vigilancia de la Iglesia para proteger a los niños y la promesa de la plena responsabilidad de todos' (27 de septiembre de 2015)”, afirmó el Purpurado estadounidense en un comunicado.

 

Y agrega: “Nosotros, el Presidente y los miembros de la Comisión, queremos afirmar que nuestras obligaciones, en virtud de la ley civil, deben ser sin duda respetadas, pero incluso más allá de estos requisitos, tenemos toda la responsabilidad moral y ética en reportar el supuesto abuso a las autoridades civiles que tienen la tarea de proteger a nuestra sociedad”.

 

Debemos decir que la Comisión Pontifica se reunió recientemente en Roma y al concluir la reunión, informaron que el trabajo se había concentrado en la “actualización de los proyectos en marcha y sobre el desarrollo y la elaboración de las propuestas”. Algunas de estas propuestas incluían “la petición de recordar a todas las autoridades de la Iglesia la importancia de una respuesta directa a las víctimas” y “la institución de una Jornada Universal de Oración y de una liturgia penitencial”.

 

Durante el encuentro, la Comisión anunció que uno de sus miembros, el activista británico contra la pedofilia Peter Saunders, que había sido víctima de abusos por parte de un sacerdote católico cuando era pequeño, dejaba de formar parte del grupo.

 

Muchos criticaron la salida de Saunders, quizá por el tortuguismo que ha prevalecido en la Comisión que encabeza O’Malley.

 

La comisión fue instituida por el papa Francisco en marzo de 2014 para que le asesore y aconseje en la lucha contra los abusos sexuales, siguiendo la línea de ‘tolerancia cero’ iniciada por Benedicto XVI.

 

Sorprendió la respuesta sobre este tema del arzobispo Primado de México

 

Arcelia Maya, reportera del periódico Reforma, le pregunta al eminentísimo señor cardenal Norberto Rivera sobre lo expresado por el Papa Francisco en el sentido de que renuncien los obispos que oculten los delitos de pederastia.

 

Al final del servicio religioso del domingo 21 de febrero en la Catedral Metropolitana, el Primado de la Ciudad de México dijo desconocer las palabras de Jorge Mario Bergoglio.

 

-¿Qué opina de lo que dijo el Papa sobre los obispos que encubren a pederastas?-, inquirió la reportera.

 

-"No sé lo que dijo", (respondió).

 

-Lo que dijo en el avión rumbo a Roma.

 

-"Yo no iba en el avión", (respondió quizá molesto).

 

-¿Pero no lo ha leído?

 

-"No, yo no iba en el avión", respondió (de nuevo).

 

Tras sus respuestas, el Cardenal continuó saludando a feligreses que le besaban la mano (Reforma).

 

Hay que recordarle al eminentísimo señor Cardenal lo que dijo el Papa Francisco en el avión de Aeroméxico de regreso a Roma: “Un obispo que cambia a un sacerdote de parroquia cuando se detecta una pederastia es un inconsciente, y lo mejor que puede hacer es presentar la renuncia. ¿Clarito?

 

Sin comentarios.

 

La legislación eclesiástica prevé varios tipos de renuncias, el Código de Derecho Canónico señala que:

 

401.1. Al Obispo diocesano que haya cumplido setenta y cinco años de edad se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias.

 

401.2  Se ruega encarecidamente al Obispo diocesano que presente la renuncia de su oficio si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo.

 

402.1  El Obispo a quien se haya aceptado la renuncia de su oficio conserva el título de Obispo dimisionario de su diócesis, y, si lo desea, puede continuar residiendo en ella, a no ser que en casos determinados por circunstancias especiales la Sede Apostólica provea de otra manera.

 

Lo mejor es que llegue la renuncia al cumplir 75 años y Monseñor Rivera los cumplirá en junio de 2017, pero antes podría llegar un Coadjutor, con derecho a sucesión, sería un duro golpe al de Tepehuanes, Durango.

 

Pero es más duro lo que mandata el canon 401.2. A don Alberto Suarez Inda, el Papa Francisco, no sólo no le aceptó la renuncia al cumplir 75 años sino que lo nombró cardenal. Dos casos distintos.

 

El fantasma de las renuncias ronda en México y el mundo.

 

@fredalvarez

@OpinionLSR