Opinión

Y ante la muerte de Fátima ¿qué opina el presidente?

¿A quién le echamos la culpa, C. Presidente? ¿Al neoliberalismo? ¿A la falta de valores? | Fred Álvarez

  • 20/02/2020
  • Escuchar

“Los delincuentes son seres humanos que merecen (todo) nuestro respeto”.

-AMLO

En la mañanera del lunes 17 de febrero Hans Salazar de ZMG Noticias pregunta directísímo al presidente López Obrador su opinión sobre el deceso de la niña Fátima Cecilia Aldrighetti Antón, quien fue raptada y encontrada muerta por los rumbos de Tulyehualco días después, tras una gran cadena de errores de la autoridad local, como fue la incapacidad de las autoridades para activar los protocolos como el de activar la Alerta Amber. Se perdieron horas valiosas.

“¿Algún mensaje, presidente?”, le pregunta Hans, y la respuesta fue de colección:

"Yo creo que lo más eficaz es procurar entre todos, y desde luego el gobierno es el principal responsable de aplicar una política para tener una sociedad mejor”.

“Yo sostengo que se cayó en una decadencia. Fue un proceso de degradación progresivo que tuvo que ver con el modelo neoliberal. Siempre he dicho que se mide el desempleo, el crecimiento económico, se mide incluso el número de homicidios, pero no se mide el grado de descomposición social que produjo la política neoliberal”.

“Hay una crisis profunda de pérdida de valores en el país. No han pasado a más las cosas, aunque están de por sí muy graves porque México es un país con una gran reserva de valores, culturales, morales, espirituales, pero fue mucha la descomposición que produjo el individualismo, el egoísmo, el predominio de lo material”.

“Entonces, son crímenes que tienen que ver con odio, crímenes que tienen que ver con problemas sociales, problemas familiares, es una enfermedad social. Entonces, esto no sólo se resuelve con policías ni con cárceles, ni con amenazas de mano dura; aquí tenemos que atender el fondo, que haya bienestar material y bienestar del alma”.

“Que se insista hasta el cansancio” -dijo-, “que sólo siendo buenos podemos ser felices”.

Pidió "seguir moralizando, purificando a la vida pública, impulsando una nueva corriente del pensamiento en donde valga la integridad, la honestidad, el amor al prójimo y no lo material”.

"Eso es lo que se tiene que seguir haciendo, apurarnos para tener la constitución moral y apurarnos para que no siga creciendo la mancha negra de individualismo, que se fortalezcan los valores”, etcétera.

Aprovechó para decir -sin que nadie le preguntará-, que Sheinbaum y la fiscal Godoy son honestas y que seguramente se van a encontrar a los responsables, "pero esto no es solución, sólo castigo, tenemos que purificar la vida pública, mejorar la vida pública”, subrayó.

"Y sobre todo a los conservadores, decirles, recordarles que no somos iguales, porque ahora en medios, no en todos desde luego, en casi todos (risas), hay sobre estos lamentables hechos mucho oportunismo, sí... zopilotean”.

¿Qué es zopilotear?

“No estoy evadiendo mi responsabilidad -aclaro-, quiero nada más que seamos lo más objetivos posible y que actuemos con integridad y se hable con la verdad, o sea, no aprovechar estas circunstancias”.

En la mañanera del martes 18, Dalila Escobar aborda el tema y le pregunta al presidente que cuándo presentaría (su gobierno) un plan puntual (que no sea un decálogo) para atender el tema de feminicidios

El presidente respondió en los mismo términos "estamos atendiendo las causas (...) en la medida que tengamos una sociedad más justa, más igualitaria, fraterna, con valores, en donde el individualismo no sea lo que prevalezca, sino el amor al prójimo, el que haya mucho cariño, que no haya odios...”

-¿Incluye la creación de una fiscalía especializada?-, le inquieren.

"Sí, también, también, todo lo que haga falta”, respondió.

-¿Qué mensaje les enviaría a las mujeres que están afuera (protestando)?, pregunta Dalila.

La respuesta del presidente es que el asunto está en la cancha de Sheinbaum así como en el de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Y ayer miércoles, alguien le preguntó si Impulsaría la creación de la fiscalía como iniciativa preferente del Ejecutivo.

AMLO dijo que sí, pero no abundó sobre ello, sino que insistió en “fortalecer valores culturales, morales (y), espirituales”, etcétera, y de nuevo pidió "moralizar la vida pública, purificar la vida pública”.

Es más -dijo- estar convencido de que "no solo es una crisis por falta de bienes materiales, es una crisis por pérdida de valores y la familia, es fundamental”. Aprovechó para culpar la izquierda de haber dejado el tema de la familia “a la derecha, con toda su hipocresía”.

Dijo que el propósito de su gobierno es "de acabar con la corrupción, de fortalecer los valores (...) El hombre es producto, y la mujer, de circunstancias, entonces hay que cambiar las circunstancias”.

Ha dicho más cosas, y quizá el. C. Presidente tenga razón con eso de ir a las causas y de “purificar la vida pública” y el largo etcétera. Y quizá, con todo respeto, eso pudiera funcionar en el largo plazo. Pero como decía el profesor Keynes haciendo una crítica a la economía neoclásica entonces "todos estaremos muertos”.

¡La petición al gobierno actual es hoy!

Y lo único que tenemos es aplicar la ley, nada más ni nada menos...

El asesinato de niños como Fátima ha causado gran dolor. Incluso hay un endurecimiento de la gente, hemos escuchado voces de ciudadanos y legisladores que han pedido la pena de muerte. La diputada del PT, Dionicia Vazquez pidió desde la tribuna la pena de muerte “para esas bestias”.

La Cámara de Diputados condenó de manera unánime todo tipo de violencia, especialmente aquella que se ejerce contra las mujeres y niñas, y exhortó a todas las autoridades a sumar esfuerzos con la finalidad de implementar un plan de acción emergente para prevenir, sancionar y erradicar cualquier forma de violencia contra las mujeres y las niñas y, en especial a atender y erradicar el delito de feminicidio.

Hay tristeza en México, un encabronamiento generalizado; las muertes de mujeres y niños nos está pegando duro, incluso se han afectado a los niños, en las escuelas se ha generado miedo.

¡Duele el alma, no se vale!

Exigimos justicia y la aplicación de todo el peso de la ley.

No sólo es el caso Fátima, ayer nos enteramos del deceso de Karol Tobias Maltos, la bebé de cinco meses que fue robada a su madre en Coahuila el martes 18 de febrero, en calles de la colonia Bellavista, en el municipio de Saltillo. Además, otra niña más de 14 años que fue degollada ayer en Nanaca, Puebla.

¿A quién le echamos la culpa, C. Presidente? ¿Al neoliberalismo? ¿A la falta de valores?

Por cierto, no se enoje porque un colectivo de mujeres le gritan y pintan consignas en Palacio Nacional, con todo respeto eso es pecata minuta.

Dijo usted ayer que su movimiento -¿desde el PRD a Morena?-, enfrentó "un régimen que desaparecía a personas, un régimen que desgració a muchos y nunca rompimos un vidrio”.

¿Nunca rompieron un vidrio?

Con todo respeto...

Por último, su declaración a elementos de la GN fue desafortunada al decirles que “los delincuentes son seres humanos que merecen (todo) nuestro respeto”.

La otra declaración de dar preferencia mediática a la rifa del avión por encima de los feminicidios es otro tema que ya fue dicho en otras circunstancias, seguramente le quitará varios puntos...

Cuidado con la soberbia, es un pecado mayor...

PD. De nuevo se invoca al fantasma de golpe de Estado

"Doy gracias a soldados y marinos por no escuchar el canto de las sirenas y dar la espalda a la traición y al golpismo", dijo López Obrador al encabezar el 107 Aniversario del Ejército mexicano.

¿Golpismo? ¿De quién? ¿Cuándo?