Opinión

¿#VotoParejo?

El inminente triunfo de un candidato está generando un nuevo dilema: ¿debemos votar solo por un partido o por varios? | José Antonio Sosa Plata

  • 27/06/2018
  • Escuchar

La pregunta es de la mayor importancia. La democracia es —debe ser— un sistema de contrapesos. Sin embargo, el equilibrio entre poderes que se ha logrado en otros países no se ha podido consolidar aún en México. Por un lado, porque en distintos momentos la negociación ha sido sustituida por el bloqueo de decisiones trascendentes. Por el otro, porque la clase política no ha sido capaz de impedir algunos excesos que se han cometido en el ejercicio de poder.

La corrupción y la impunidad son las evidencias más claras

Si esta situación se ha mantenido en un escenario de alternancia como el que se dio desde el año 2000, los temores de algunos se incrementan hoy ante la posibilidad de regresar a un modelo hegemónico, en el que un partido o una persona tenga el control de la mayoría de los cargos. En forma intuitiva así lo ha comprendido la ciudadanía en las últimas elecciones. Y lo deseable sería que algo similar sucediera en las que se realizarán el próximo domingo.

El mayor temor es a la conformación de un gobierno autoritario

También existe temor de que se configure un gobierno dictatorial como el de Venezuela, en el que se cierre la puerta, por ejemplo, a la transparencia, a la rendición de cuentas, a la participación, a la libre expresión de las ideas, al derecho a la información y al voto libre. En otras palabras, no habría un sistema de pesos y contrapesos, en donde existan límites y se favorezca la codependencia de unos poderes con otros para poder avanzar como nación.

Te recomendamos: AMLO pide voto parejo para que no "limiten" su gobierno.

Para evitar las críticas, Andrés Manuel López Obrador ha asegurado y reiterado desde el inicio de su campaña, que su propuesta nada tiene que ver con el “chavismo” y que de ninguna manera se va a reelegir. Quieren espantar diciendo que México será Venezuela, dijo. Además, algunos intelectuales y teóricos de la política han asegurado —como el historiador Jean Meyer—  que ni López Obrador es Hugo Chávez, ni México es Venezuela.

Lee también: ¿Será México como Venezuela?

A pesar de estas declaraciones, algunos escépticos reactivaron el debate durante los últimos días. @EnriqueKrauze difundió un video de tres minutos en el que hace un llamado al voto dividido, porque “el poder absoluto es altamente riesgoso para la democracia y la libertad”. Al parecer, el mensaje fue parte de una campaña a la que se sumó el grupo Los Ángeles Azules.

Te recomendamos: #EstoSíPasó: Los Ángeles Azules lanzaron una campaña por el voto dividido, pero no quieren decir quién lo patrocina.

La idea de votar por “distintos colores” es buena. Y los argumentos en favor y en contra están más o menos claros para una parte importante de la ciudadanía. Sin embargo, las dos posturas contradicen de alguna manera la esencia del #VotoLibre y del #VotoInformado que ha promovido el Instituto Nacional Electoral (#INE) para este proceso electoral. El cruce que pondremos en las boletas electorales que nos serán entregadas el próximo domingo, deberían partir de un análisis más a fondo, porque los riesgos podrían ser mayores.

El voto no lo daríamos por la confianza que nos inspiran las y los candidatos. Tampoco por su trayectoria. Mucho menos por sus propuestas. En la mayoría de los casos no tenemos información suficiente porque las campañas presidenciales —como sucede cada seis años— concentran el grueso de la atención de los medios. Algo similar pasa con los intereses que se han movido en torno a las #RedesSociales. Y aunque votar por desconocidos es un problema que no han resuelto muchos sistemas democráticos en el mundo, la votación no debería convertirse en un juego de azar.

Lee también: Confirman nuevas encuestas ventaja de AMLO, en el día final de las campañas.

¿Ganará #Meade en el último minuto?

Preguntas y comentarios sosaplata@live.com

@sosaplata  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.