Opinión

¿Voto oculto?

El voto oculto incrementará en forma significativa los niveles de incertidumbre en las #Elecciones2021. | José Antonio Sosa Plata

  • 11/03/2021
  • Escuchar

Desde que se inventaron las encuestas electorales, descubrir y entender el voto oculto ha sido uno de los retos más interesantes y creativos para los analistas y consultores políticos. Las y los electores saben bien que no siempre resulta conveniente decir su verdadera intención de voto en favor de un partido o candidat@.

El voto oculto no es lo mismo que el voto secreto. La Constitución nos garantiza la secrecía de nuestra decisión al momento de llegar a las urnas. También de si queremos o no comunicársela a cualquier persona que nos lo pregunte. Pero ocultarla en forma premeditada es un derecho que ejercemos cuando no tenemos confianza en quien quiere saberla.

La desconfianza, el miedo, el enojo o la indecisión nos llevan a ocultar la intención de voto. Las razones de esta situación son diversas, pero por fortuna existen algunas técnicas para que las empresas encuestadoras la descubran a partir de preguntas de control o de “destape” que van incluidas en los cuestionarios que nos aplican.

Te recomendamos: Votamos con el corazón y los políticos lo saben: cómo las emociones serán claves en esta campaña. España, RTVE, 2 Abril 2019.

En el marco de la pandemia y de la tremenda crisis económica que provocó, lo más probable es que la indecisión, el voto blando y el oculto sean mayores de lo esperado. La ciudadanía permanece atenta a lo que está sucediendo con la salud, pero sobre todo a las acciones que los gobiernos están llevando a cabo para tratar de resolver problemas tan graves como el desempleo, la pérdida del poder adquisitivo y la inseguridad.

Los temas que suelen ocultar el voto son la inseguridad, el temor a que se dejen de recibir los beneficios que otorgan algunos programas sociales o la falsa creencia de que no se forma parte de la mayoría. A estas y otras variables tenemos que sumar hoy el factor de incertidumbre generado por la covid-19, las afectaciones directas o indirectas que ha provocado la pandemia en nuestras vidas y nuestro estado de ánimo por el confinamiento.

Es cierto que las encuestas publicadas durante las últimas semanas marcan tendencias más o menos estables, que los índices de popularidad y aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador se mantienen entre los mejores en América Latina y que es posible que no se presente ninguna sorpresa en las posiciones más relevantes que se elegirán en junio. Pero también es cierto que el porcentaje de volatilidad no es tan pequeño como parece.

Te puede interesar: AMLÓMETRO. A un año de la pandemia en México. Enkoll, 8 Febrero 2021.

De la misma manera, las encuestas están mostrando los primeros indicadores sobre el abstencionismo que habrá. Recordemos que en las elecciones intermedias los promedios siempre son bajos o menores a los que necesita una democracia sólida. Sin embargo, por tratarse de las “elecciones más grandes de la historia” y porque al día de las elecciones la pandemia aún no estará controlada, es difícil pronosticar con precisión cómo reaccionará la ciudadanía ese importante día.

Hasta ahora es posible pensar que el voto nulo no será factor determinante, a diferencia de lo que pasará con el voto oculto. La mayor parte de la ciudadanía sabe que depende del sentido de su voto refrendar o no el apoyo recibido por el presidente en las elecciones de 2018. También está consciente de la importancia que representa el hecho de que sus autoridades locales o su gobernador o gobernadora forme parte del mismo grupo político que el jefe del Poder Ejecutivo.

Lee: Sara Sefchovich. "La importancia del voto diferenciado". El Universal, 17 Junio 2018.

Desde hace mucho tiempo la generación de equilibrios —o el apoyo abierto a un solo partido o personaje para que tenga mayor poder— han sido parte de las decisiones conscientes y razonadas de la ciudadanía. De ahí la importancia que hoy tiene conocer las razones de quienes desconfían o no se sienten seguros todavía de cuál va a ser su decisión final al momento de cruzar las boletas.

Una parte de lo que sucederá en esta zona de incertidumbre lo determinará la efectividad de las campañas electorales. La ecuación parece simple. Si la saturación propagandística e informativa se mantiene como en años anteriores, entonces el rechazo, fatiga o enojo en torno a todo lo que tiene que ver con la política incrementará la abstención y la indecisión. Por lo tanto, este factor será determinante en algunas elecciones cerradas.

Consulta: Andrés Valdez Zepeda y Delia Amparo Huerta Franco. "¿Qué mueve a los votantes? Un análisis de las razones y sinrazones del comportamiento político del elector". México, Revista Razón y Palabra, Número 75, Febrero-Abril 2011.

En otro sentido, se debe reconocer que la crisis de liderazgos —aunada con el debilitamiento del que no se ha podido recuperar la oposición— actuarán en favor de la coalición que representa los intereses del actual gobierno. Desde esta perspectiva, entonces, en algunos estados, municipios, alcaldías o distritos la diferencia será tan amplia que no será significativo el tamaño que hoy tiene el voto oculto.

Por todo lo anterior, la clave para superar los retos que representan el voto oculto, la abstención, el voto de castigo, el voto diferenciado y el voto útil va a depender de la capacidad de partidos y candidatos para elaborar y operar sus estrategias de comunicación política. Hasta el momento, desafortunadamente, no hay grandes novedades. Incluso en algunas campañas los mensajes parecen estar muy distantes del entorno de lo que está viviendo la sociedad.

Lee también: Con violencia y pandemia, así arrancan campañas en 5 estados. Especiales La Silla Rota, 4 Marzo 2021.

Al momento de votar, cada persona realiza una acción compleja caracterizada por un conjunto de aspiraciones, problemas, temores, simpatías y deseos. Las experiencias personales y familiares que se tuvieron con las políticas públicas y los servicios que proporciona el Estado son determinantes no solo en la opinión, sino en la actitud de cada individuo. Recordemos que se trata de uno de esos instantes en los que se combinan la racionalidad y las emociones.

Algunas campañas ya comenzaron. El resto arrancarán en los primeros días de abril. Conocer en forma anticipada la decisión final que tomarán las y los votantes es uno de los objetivos principales que deben tener en sus estrategias los personajes políticos, empresas encuestadoras, consultoras y consultores. La predicción estadística es una herramienta muy valorada por los medios de comunicación, tradicionales y digitales. Pero el valor táctico que tienen para los procesos de toma de decisiones es invaluable.

Recomendación editorial: Ludolfio Páramo (Coordinador). Desafección política y gobernabilidad: el reto político. Madrid, España, Instituto Universitario de Investigación en Estudios Latinoamericanos, Universidad de Alcalá, Marcial Pons, Ediciones Jurídicas y Sociales, S.A., 2015.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.