Opinión

Voto electrónico: una herramienta para la democracia

El voto electrónico es resultado del trabajo de la institucionalidad del Estado Mexicano, que actúa en favor del sufragio. | Areli Cano Guadiana

  • 26/05/2021
  • Escuchar

Actualmente, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), se encuentran presentes en los más variados ámbitos de la vida cotidiana de gran parte de la población; el ejercicio de derechos y de ciudadanía no son una excepción. La atención a la salud, la impartición de justicia y la educación son ejemplos de prerrogativas que se han visto beneficiadas por el avance informático. Otra vertiente son los casos en que las redes sociales han servido para catalizar movimientos sociales en favor de mejores condiciones democráticas; también el uso de la Internet como una vía eficaz para la difusión de información política que coadyuva a incrementar el conocimiento y la participación social en los asuntos públicos.

Un ejemplo más son los medios digitales, que juegan un importante papel en la configuración del debate sobre los distintos problemas, planteamientos y condiciones sociales; pues dinamizan el flujo e intercambio de ideas, cuestión útil para la democracia.

Bajo tal contexto, en el ámbito electoral, en varios países se han generado tecnologías informáticas que permiten emitir el voto utilizando dispositivos electrónicos y la red. Esto contribuye a una mejor garantía del derecho de las personas a sufragar, elemento clave para materializar la representación política. En México ya se han dado pasos importantes en la implementación de tal modalidad. El 22 de mayo pasado el Instituto Nacional Electoral (INE) dio inicio al funcionamiento del Sistema de Voto Electrónico por Internet (SIVEI), mecanismo diseñado para que los ciudadanos mexicanos que viven más allá de nuestras fronteras puedan elegir, a quienes ocuparán las gubernaturas en Baja California Sur, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí y Zacatecas, así como a la Diputación Migrante de la Ciudad de México y la Diputación de Representación Proporcional de Jalisco.

Vale señalar que, de los más de 33 mil ciudadanos mexicanos inscritos en la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero, 66% optó por emitir su voto usando el SIVEI, mientras que el restante 34% decidió hacerlo por correo postal. Así, más de 21 mil mexicanos podrán emitir su voto, por primera vez en la historia, mediante la Internet, con plazo límite a las 18 hrs. del 6 de junio próximo, coincidente con la hora de cierre de las casillas físicas en el marco del proceso electoral 2021.

Poner las tecnologías al servicio de los derechos de las personas es una cuestión armónica con la progresividad en la materia. Por eso es importante trazar los aspectos positivos que tendría la ampliación en el uso del voto electrónico. Además de ser útil para ejercer el derecho de elección política sin importar la localización geográfica, también implica la disminución en los costos que ocasiona el diseño, impresión, traslado, resguardo y destrucción de las boletas electorales. Hay que recordar que estas son impresas en papel seguridad, con la inclusión de una marca de agua visible a contraluz; además de fibras visibles a simple vista y otras únicamente perceptibles con el uso de luz especial. Todos estos elementos, orientados a dotar de un alto nivel de seguridad a los millones de documentos usados en los procesos electorales, conllevan una cantidad importante de recursos económicos. 

Otro aspecto beneficioso, es la celeridad en la obtención de resultados cuando se usan herramientas informáticas para contabilizar y validar las votaciones, a diferencia del sufragio en papel, que requiere del trabajo y supervisión de múltiples funcionarios electorales, que invierten una gran cantidad de horas de trabajo en el registro y conteo de votos; en el llenado de formatos; en la integración de los paquetes electorales y en el envío de la información.

El futuro de la digitalización de los comicios tiene un par de pendientes centrales. Uno es la instauración de la infraestructura tecnológica suficiente para que los dispositivos y redes de comunicación puedan operar en la mayor parte del territorio nacional, para lo que se requiere destinar recursos humanos, financieros y materiales de manera prioritaria. Otra tarea por atender es la generación de confianza de los votantes en los mecanismos digitales. En nuestro país existe un recelo histórico en torno a los comicios, por lo que la innovación en la forma como se emiten los sufragios debe ir acompañada de un esquema de transparencia y rendición de cuentas, que involucre la más amplia información sobre seguridad informática, medios de encriptación, así como métodos de conteo y resguardo, con la finalidad de que la ciudadanía tenga la certeza de que el voto es libre, secreto y correctamente considerado en los resultados.

El voto electrónico es resultado del trabajo de la institucionalidad del Estado Mexicano, que actúa en favor de uno de los elementos más importantes de nuestro modelo de convivencia, que es el sufragio como expresión de la voluntad popular. Nos corresponde a los ciudadanos ejercerlo, como derecho, al tiempo que se da cumplimiento a una obligación cívica. Este domingo 6 de junio salgamos todos a votar y a ser partícipes de la construcción democrática de nuestro país.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.