Opinión

Voto electrónico por Internet

Los que hemos estado cerca de la operación de estos sistemas conocemos las virtudes de la votación electrónica. | Fernando Díaz Naranjo

  • 03/02/2020
  • Escuchar

Un largo camino ha tenido que recorrer la autoridad electoral federal para arribar a la generación de institutos electorales que le han apostado a la simplificación, automatización, precisión y, porqué no decirlo, a la búsqueda de generar ahorros presupuestales en un mediano plazo, con la instrumentación de mecanismos electrónicos de votación.

El Instituto Nacional Electoral (INE) anunció que presentará en diversas ciudades de la unión americana el sistema electrónico basado en la utilización de Internet, con el objetivo de que los mexicanos que residen en el extranjero puedan hacer uso de su derecho político y votar en las próximas elecciones, esto es, en 2021.

Estados de la República Mexicana donde han sido utilizados mecanismos electrónicos de votación son varios, destacando Coahuila, Jalisco y la Ciudad de México. Estas entidades, a través de sus institutos electorales locales han sido pioneros en utilizar mecanismos como la urna electrónica para registrar la votación de los electores, o bien, la implementación de Internet como lo hiciera el otrora Instituto Electoral del Distrito Federal en 2012 para recibir la votación de sus connacionales que participaron para votar por el cargo de Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Que el INE apueste por la votación electrónica sin duda significa todo un reto para una institución que, como pocas, guarda de la confianza ciudadana de acuerdo con la encuesta de Confianza en las Instituciones 2019 que integra año con año, la empresa Consulta Mitofsky.

Sin embargo, para que la votación electrónica pueda implementarse de manera gradual en todo el país para nuestras elecciones tanto federales como locales será necesario un gran mecanismo de coordinación y de trabajo conjunto que, en la opinión de un servidor, debe encabezar el INE con el apoyo y colaboración de los institutos electorales locales que han tenido experiencia al respecto.

Entre las múltiples acciones que el INE tendría que llevar a cabo destacaría las siguientes:

·         Conocer a fondo los mecanismos instrumentados en otras entidades tanto para elecciones constitucionales como aquellos utilizados en ejercicios de participación ciudadana, para revisar las bondades y virtudes de acuerdo con lo que establezca la normatividad en la materia.

·         Buscar determinar junto con los institutos electorales locales equipos homogéneos que puedan recibir en nuestro país, la votación de los ciudadanos. Esto garantizando todas las medidas de seguridad necesarias.

·         Establecer criterios de votación uniforme para elecciones federales y locales.

·         En el caso de las entidades federativas junto con el INE que reciban la votación de sus ciudadanos que residan en el extranjero, buscar avanzar en implementar, de ser posible, dos mecanismos de votación: el tradicional voto postal o, a elección de la ciudadanía, el voto por internet.

·         Integrar los diagnósticos e informes correspondientes que puedan demostrar, en su caso, los recursos presupuestales que se podrían ahorrar con la utilización de sistemas electrónicos de votación tanto para nuestros conciudadanos que residen en otro país, como para los que aquí vivimos.

·         Transparentar todas las acciones que se lleven a cabo y difundir sus resultados para que no sólo los actores políticos que compiten en una elección avalen dichos mecanismos electrónicos de votación, sino la ciudadanía en general.

Estas y otras acciones podrían ser el hilo conductor que el INE lleve cabo para consolidar la votación electrónica en nuestro país.

Los que hemos estado cerca de la operación de estos sistemas conocemos las virtudes de la votación electrónica y, aunque usted no lo crea amable lector, la ciudadanía en una importante mayoría acepta este tipo de innovaciones. En contraparte, los políticos, llámense legisladores o partidos políticos, son a los que les ha constado entender y avalar todos los beneficios de estos sistemas que, dicho sea de paso, también ha probado éxito en otros países con votación electrónica.

¡Hasta la próxima!