Opinión

Violencia política contra las mujeres

La violencia política puede ser psicológica, económica, sexual, física o verbal.

  • 11/03/2016
  • Escuchar

Ante la inactividad y nulo interés que ha mostrado el poder legislativo federal por la violencia política de género, diversas autoridades, entre ellas las electorales, han unido esfuerzos por hacer frente a la violencia política en contra de las mujeres que se visibilizó el año pasado, como nunca antes, derivado de la aplicación del principio de paridad en las candidaturas a cargos de elección popular.

 

El proceso electoral de 2014-2015 y el que está en marcha han evidenciado la comisión de diversos actos de violencia en contra de las mujeres. La violencia política en contra de las mujeres puede ser psicológica, económica, sexual, física y verbal.

 

Los casos han ido en aumento y las conductas cada vez son más violentas. Desde mantas que aluden a que las mujeres sólo sirven para estar en sus casas teniendo hijos hasta el homicidio de mujeres que ejercen un cargo público.

 

En un estudio presentado por el Instituto Nacional Electoral respecto al pasado proceso electoral, se concluye que las candidatas reciben recursos y prerrogativas en mucha menor cantidad que los hombres. En relación con los recursos asignados a las campañas electorales, los hombres recibieron casi 30 millones de pesos más que las mujeres siendo que la postulación de las candidaturas era paritaria por lo que se registraron el mismo número de candidatas y candidatos contendiendo por los espacios públicos.

 

Por otra parte, en relación con los espacios en radio y televisión asignados a los partidos políticos, estos destinan 3 veces más spots a la difusión de sus candidatos que de sus candidatas. Adicionalmente, el estudio revela que la cobertura mediática de los medios de comunicación a las campañas de mujeres es significativamente menor que a las de los hombres.

 

No es ninguna novedad que el registro paritario de candidaturas fue el gran tema del pasado proceso electoral y, sin duda alguna, también lo será para las elecciones de este año. La violencia política contra las mujeres por el ejercicio de sus derechos político electorales no se encuentra prevista en las leyes federales ni en ninguna ley específica, aunque en algunas entidades federativas a partir de este año se encuentra tipificada.

 

En ese contexto, diversas autoridades unieron esfuerzos con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el Instituto Nacional Electoral y el Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales para presentar, el próximo lunes 14 de marzo, el “Protocolo para atender la violencia política contra las mujeres”.

 

Este documento constituye un instrumento con el que estas autoridades atenderán los casos de violencia política contra las mujeres y, con la colaboración de diversas autoridades, canalizarán y darán atención y seguimiento a los casos de violencia detectados o denunciados en contra de mujeres o de sus familiares, equipo de trabajo y personas cercanas. El protocolo pretende ser una guía de actuación para las autoridades electorales con la finalidad de detectar y atender la violencia política de género.

 

Sin lugar a dudas, es indispensable contar con el marco normativo adecuado para identificar, atender, erradicar y sancionar la violencia política de género. Resulta urgente la aprobación de las iniciativas de ley que tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado están detenidas desde hace cuatro años y que han sido presentadas, todas, por diputadas y senadoras.

 

¿Qué esperan, señores legisladores, para aprobar las iniciativas que garantizarán y protegerán a las mujeres en el pleno ejercicio de sus derechos político electorales?

 

¿La integridad, la vida y la dignidad de las mujeres y sus entornos cercanos no son razones suficientes para hacerlo?

 

¿Cuántas mujeres muertas, vejadas, lesionadas o impedidas a ejercer sus derechos son necesarias para que cumplan sus funciones y se hagan cargo de legislar contra este tipo de violencia?

 

@C_Humphrey_J

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.