Opinión

Violencia intrafamiliar en la crisis sanitaria

Las condiciones para minimizar los contagios por covid-19, han multiplicado los casos de violencia intrafamiliar. | Carla Humphrey

  • 10/04/2020
  • Escuchar

Uno de los temas que más preocupan en la estrategia para detener los contagios por el covid-19 de quedarse en casa y mantener un distanciamiento social, es la violencia intrafamiliar.

La violencia intrafamiliar y de género ha aumentado en nuestro país en esta etapa de la contingencia sanitaria. Mujeres, niños y niñas se ven obligados a convivir 24 horas al día durante varios días con sus violentadores, lo que desafortunadamente ha aumentado los índices de violencia y mujeres y niños ven acotadas las formas de pedir auxilio a las autoridades competentes ante la permanente presencia y vigilancia del perpetrador.

En México 9 mujeres al día perdían la vida en condiciones violentas, solo por el hecho de ser mujeres, la crisis sanitaria y las medidas tomadas para contenerla han aumentado el riesgo para mujeres, niñas y niños, por lo que tienen que implementarse  mecanismos especiales para atender a más mujeres y niños, dado que el riesgo para ellos se ha incrementado en las últimas semanas

México no es la excepción, en Estados Unidos y varios países europeos es notorio el aumento de la violencia de género e intrafamiliar durante la etapa de aislamiento implementada por varios países. En nuestro país, el Instituto Nacional de las Mujeres y ONU mujeres han puesto en marcha una campaña para hacer saber a las mujeres que no están solas y que los protocolos y las autoridades responsables de su vida e integridad siguen en funciones y que no dejen de pedir ayuda marcando al 911 así como a diversos números telefónicos en cada entidad federativa para denunciar estos hechos

En España, siendo conscientes de que el perpetrador puede inhibir a las mujeres violentadas de pedir ayuda, se ha puesto en marcha un mecanismo porque las mujeres en las farmacias pueden denunciar la violencia que sufren sin poner en riesgo su vida. El mecanismo consiste en que las mujeres que sufren violencia doméstica soliciten en las farmacias una mascarilla “covid-19”, para que los y las dependientas deban hacer una llamada a las autoridades para detonar los protocolos de protección para las mujeres y niños.

Por otra parte, en ese mismo país en el que el confinamiento es obligatorio y se sanciona con multa en caso que alguien pretenda evadir esta medida, se han habilitado hoteles como refugios para que mujeres y niños violentados, que no tienen un lugar seguro para vivir, puedan alejarse ahí durante la contingencia y no tengan que convivir con el perpetrador 24 horas al día.

Quedarse en casa sin poder salir aumenta los riesgos de episodios de violencia contra mujeres, niñas y niños. Ahora que estamos en casa, colaboremos con las mujeres que necesitan ayuda denunciando la violencia que sufren, ya que probablemente ellas no puedan pedir ayudar por miedo o por no tener ni un solo minuto para hacerlo. Una denuncia a tiempo puede salvar la vida de muchas mujeres y niños.

Las mujeres en México no deben sentirse solas, no están solas. Las autoridades responsables no han detenido sus funciones para cumplir con su obligación de proteger la vida e integridad de las mujeres. Las condiciones determinadas por las autoridades de salud para minimizar los contagios por covid-19, han multiplicado los casos de violencia intrafamiliar y las autoridades competentes deben estar preparadas para atender mayor número de casos de manera oportuna.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.