Opinión

Violencia de género y los datos de AMLO

Para López Obrador, sus dichos deben ser suficientes y no admiten cuestionamiento a pesar de que sobren elementos que demuestren lo contrario. | Agustín Castilla

  • 21/05/2020
  • Escuchar

Como sucede con frecuencia, el presidente desestimó las cifras que señalan que la violencia contra las mujeres se ha incrementado durante el confinamiento en sus casas con motivo de la pandemia, sosteniendo que el 90% de las llamadas de auxilio al 911 son falsas y que las familias mexicanas tienen una convivencia armónica. Ante las críticas que desataron sus afirmaciones, ha insistido en que durante la cuarentena ha habido reencuentro y no violencia intrafamiliar, y que seguirá garantizando la protección a hombres y mujeres contra los crímenes de odio.

Una vez más el presidente tiene otros datos a partir de los cuales busca contrarrestar lo que considera se trata de ataques a su gobierno, pero además de que nunca se conocen sus fuentes, generalmente estos no se corresponden con la realidad. Para López Obrador, sus dichos deben ser suficientes y no admiten cuestionamiento a pesar de que sobren elementos objetivos que demuestren lo contrario

De acuerdo con ONU Mujeres México, aproximadamente 19 millones de mujeres han sido víctimas de violencia por su pareja a lo largo de la relación, en tanto que la Red Nacional de Refugios afirma que durante el primer mes de la cuarentena las llamadas de auxilio crecieron en 80% y las solicitudes para acceder a un refugio 12.7%. 

Por su parte, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública informó en su momento que en los primeros tres meses de 2020 fueron asesinadas 964 mujeres, siendo que en marzo se presentó un crecimiento de 21 casos al compararlo con el mes anterior -es decir, los actos de protesta del 8 y 9 de marzo en contra de los feminicidios y la violencia de género no tuvieron respuesta por parte de las autoridades-, y también ha señalado que 155 mujeres son violentadas cada hora desde que inició el periodo de confinamiento. La propia Secretaria de Gobernación reconoció a principios de abril que en marzo se registró un aumento del 60% en las denuncias por violencia intrafamiliar.

Sin embargo, para el presidente estas cifras no le dicen nada y sigue minimizando un problema sumamente grave que por supuesto es real y lamentablemente mucho más profundo de lo que se conoce a través de la información oficial, pues en la mayoría de los casos la violencia de género no se denuncia, particularmente cuando el agresor vive bajo el mismo techo. La falta de empatía, solidaridad y hasta molestia de López Obrador con las mujeres y sus justos reclamos es notoria, tal y como lo evidenció durante las movilizaciones que se realizaron con motivo del Día Internacional de la Mujer en que no tuvo reparo para admitir que él no es feminista sino humanista.

En medio de la pandemia sigue siendo urgente que se deje de normalizar la violencia contra las mujeres en todas sus formas y ocupe un lugar prioritario en la atención del gobierno y de la sociedad, para que por fin se respeten sus derechos, su dignidad y puedan vivir sin miedo.