Opinión

Violencia contra las mujeres, más letal que covid-19

La Red Nacional de Refugios ha reportado dos mil 633 atenciones motivadas por violencia machista durante la contingencia sanitaria. | Leonardo Bastida

  • 09/05/2020
  • Escuchar

Con la conciencia tranquila se declaró el titular del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, al ser cuestionado sobre su aseveración de que en el período de confinamiento no se han incrementado las cifras de violencias en contra de las mujeres a pesar de que la propia Secretaría de Gobernación reconoció un incremento de un 60 por ciento de los índices de violencia motivada por cuestiones de género.

Cabe recordar que desde los inicios de las medidas de confinamiento, durante la primera semana de abril, al interior de su casa, en Nogales, Sonora, Ana Paola, de 13 años, fue violada y asesinada mientras su madre acudía al supermercado por víveres. 

Esta semana, Ana Margarita, de 32 años, fue asesinada al interior de su domicilio, en Ensenada, como consecuencia de las cuchilladas que recibió por parte de su excónyuge. La ciudad bajacaliforniana ha registrado dos feminicidios en menos de un mes, pues el 17 de abril se conoció el caso de Carmela Albertsen, de 81 años, quien fue asesinada al interior de su hogar.

En Jalisco, la mañana de este viernes se reportó el hallazgo del cadáver de una mujer menor de 18 años con el rostro cubierto con una toalla llena de sangre en Tlaquepaque.       

Según las cifras dadas a conocer por el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, durante el período de confinamiento sólo se han registrado 78 feminicidios, por lo que, interpretó, que el delito iba a la baja, pues en febrero, antes de que iniciará la contingencia sanitaria se habían registrado 92 asesinatos de mujeres

Las cifras retomadas por el secretario de seguridad corresponden a los registros elaborados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, cuyo corte es del 31 de marzo. En el tema de feminicidio, realizando una comparativa con el primer trimestre de 2019, los datos disponibles reflejan que hubo 12 feminicidios más durante 2020 (240), en el mismo lapso de tiempo, con respecto al año pasado (228), siendo el Estado de México, la localidad donde más casos se han registrado con 34. 

En cuanto a homicidios dolosos de mujeres, es decir, casos en los que se buscó de manera intencional la muerte de la víctima, pero no fueron registrados como feminicidios, en el primer trimestre del año se han registrado 720, cantidad que rebasa por 70 casos, lo documentado el año anterior durante el mismo lapso de tiempo, en el que hubo 650.

En el rubro de homicidios culposos de mujeres, entendidos como aquellos en los que no era la intención del agresor cometer un asesinato, ocurre una situación similar, durante el primer trimestre de 2019, hubo 792 registros, pero en 2020, en el mismo período, la cifra es de 857.  

Las cifras recopiladas por el Secretariado Ejecutivo permiten observar que el primer trimestre del año, hubo 67 mil 81 llamadas de emergencia por incidentes relacionados con actos de violencia en contra de las mujeres. De estas, 26 mil 171 fueron hechas en marzo de este año, una cifra que nunca se había registrado desde que se comenzó a monitorear este mecanismo de apoyo en 2016. El registro más cercano a este fue el de diciembre de 2019 con 21 mil 628. 

En marzo de este año, por algunos de los delitos por los que se llamó al número telefónico de emergencia 911 se registraron picos históricos. En el caso de abuso sexual, casi se alcanza el pico histórico de 548 casos, quedándose en 545. En el de acoso u hostigamiento sexual, hubo un pico histórico de mil 17 denuncias telefónicas, una cifra que rebasa por más de 300 al pico anterior que era de 741. En el de violaciones, hubo el registro más alto en los dos últimos años, con 395, cercana a los 407 de julio de 2018. Sobre violencia familiar, las llamadas alcanzaron casi las 65 mil, cifra que sólo ha sido rebasada en cinco ocasiones en cuatro años. 

Datos recopilados por el Centro de Investigaciones y Estudios de Género de la UNAM han mostrado que en la ciudad de México, Locatel reportó 120 intervenciones durante marzo y 141 en abril, por cuestiones de violencia hacia las mujeres, un incremento de más de 60 por ciento en referencia a los meses anteriores. La Red Nacional de Refugios ha reportado dos mil 633 atenciones motivadas por violencia machista durante la contingencia sanitaria.

Cabe recordar que a mediados de marzo comenzó el confinamiento domiciliario motivado por la crisis sanitaria de la enfermedad por covid-19 por lo que las cifras recabadas durante marzo de este año aún no terminan por reflejar todo lo ocurrido durante estas jornadas de distanciamiento social pues sólo incluyen la primera semana oficial de esta medida sanitaria. Aunado al sesgo que se podría generar ante la reticencia de la mayoría de los ministerios públicos del país para levantar las denuncias bajo el argumento de que no había servicio por la situación, como lo han documentado varias organizaciones civiles. 

Será hasta finales de junio, cuando se puedan conocer las estadísticas oficiales de violencias contras las mujeres de abril y mayo, período en el que toda la población estuvo confinada en sus hogares. Sin embargo, los registros del primer trimestre del año muestran ya una realidad ineludible, las violencias en contra de las mujeres, van en aumento. Suficiente razón para que antes de este distanciamiento social obligatorio, miles de mujeres tomarán las calles de todas las ciudades del país en exigencia de un entorno público y privado seguro, donde puedan vivir y desarrollarse plenamente, y con dignidad.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.