Opinión

Viene la cuarta ola de covid-19

Si llega la cuarta ola de covid-19 tendremos que enfrentarla con un mejor plan, usando la experiencia acumulada y con una profunda solidaridad. | Guillermo Sesma

  • 22/11/2021
  • Escuchar

Desde hace días expertos y medios de comunicación hablan de la posibilidad de una cuarta ola de covid-19 en México. El secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, advirtió que hay "indicios de una cuarta ola" del virus en nuestro país, que se mantiene como el cuarto lugar con más muertes, detrás de Estados Unidos, Brasil y la India, y el decimoquinto en número de contagios confirmados, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins. Aunque comportamiento inercial de la pandemia señala este nuevo repunte, no necesariamente la nueva ola sucederá en todos los países de manera simultánea, así lo dio a conocer en la mañanera presidencial Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

Que las autoridades mexicanas estén observantes del fenómeno es importante, pero lo es aún más conocer si el gobierno mexicano tiene ya planeadas las acciones que debe emprender en caso de que suceda.

El inicio de la pandemia tomó a nuestro país, al igual que la gran mayoría desprevenido y sin las herramientas necesarias para enfrentar una emergencia de tal magnitud, pero la experiencia acumulada en más de 20 meses de pandemia debe ser un factor determinante para tomar las mejores decisiones para enfrentar este repunte

Suspensión de actividades masivas, sana distancia, uso estricto de cubrebocas y confinamiento, son solo algunas de las medidas que nos ayudaron a enfrentar la pandemia y debe de ponerse sobre la mesa la pertinencia de endurecer dichas medidas y cambiar nuevamente el color del semáforo epidemiológico. 

Es también momento de observar cómo lo están manejando otras naciones e imitar aquellas acciones que dan resultado, aprovechar el conocimiento que se ha tenido que desarrollar apresuradamente con la emergencia y acatar las recomendaciones hechas por los organismos internacionales que han detectado un México vulnerable ante la pandemia.  

Si bien es cierto que la vacunación a mayores de 18 años está casi completa, por lo menos con una dosis, la realidad es que aún nos falta vacunar a millones de niños y adolescentes que apenas están siendo registrados. La vacuna es solo una de las herramientas que tenemos para enfrentar el contagio y la pandemia, pero no es la única.

Para enfrentar una nueva ola de contagios será necesaria la participación de todos los sectores, es cierto que es responsabilidad del Estado marcar la pauta en la conducción de la pandemia, pero también la ciudadanía debe asumir compromisos y poner su grano de arena para que todo salga bien. 

Es fácil señalar todo lo que se "hace mal" para enfrentar la pandemia, pero es muy difícil asumir una postura autocrítica y reconocer que en gran medida también ha sido nuestra responsabilidad los malos resultados. 

No se trata de exculpar al presidente y sus funcionarios y culpar a la ciudadanía; gobierno y ciudadanos hemos relajado las medidas sanitarias y la gente se ha volcado a las calles para trabajar y divertirse. Empleados y empleadores regresaron a las oficinas y el transporte público nuevamente está saturado como si no hubiera en al aire un virus que sigue matando seres humanos. 

Si llega la cuarta ola de covid-19 tendremos que enfrentarla y espero que sea con un mejor plan, usando la experiencia acumulada y con una profunda solidaridad.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.