Ven analistas panorama incierto

Los que cada vez se están más preocupados por el entorno macroeconómico incierto son los analistas del sector privado y los grandes empresarios.

De acuerdo con sus números, hacia fines de 2019 se anticipa una reducción en la actividad económica de Estados Unidos, así como una ligera disminución en el crecimiento del resto del mundo. El descenso será más evidente en las naciones europeas; los países emergentes latinoamericanos y africanos mostrarán avances más modestos que los ubicarán en niveles de entre 3 y 3.5, pero la excepción será México.

Nos cuentan que si bien las cifras oficiales pronostican para la economía nacional una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de 2%, los analistas de grupos financieros, de casas de bolsa, así como de corredurías extranjeras aseguran que éste llegará, en el mejor de los casos, a 1.5%.

Hay otros que aseguran que el crecimiento será de 1%, los menos optimistas lo ven en rangos de 0.5% hasta cero, pero hay un grupo más, el de los pesimistas, que apuestan a cifras negativas y que la economía se contraerá 1%.

Nos cuentan que la falta de expansión económica se explica, entre otros factores porque el Presupuesto para este año, se enfoca en el gasto corriente y en consecuencia no incentiva la inversión tanto de nacionales como de extranjeros, lo que se traducirá en menor generación de empleos y consumo.

El Presupuesto del gobierno del presidente López Obrador pone especial atención en los programas sociales, pero tiene poco espacio fiscal, es decir, no hay un amplio margen para el gasto y tampoco se logrará una mayor recaudación por que el crecimiento será menor.

Otro punto en contra, nos dicen, es que aumentará la tasa de desempleo en los siguientes meses y la mayor parte provendrá del sector público; un elevado porcentaje de los desocupados serán personas de clase media baja, en consecuencia, se dará una paradoja en las acciones de la actual administración, ya que por un lado se busca una austeridad que beneficie a un sector de la población, pero que al mismo tiempo afecta a otro.

Incluso, la buena intención del Jefe del Ejecutivo de lograr la justicia social podría frustrarse en menos tiempo de lo previsto por no incentivar ni atender la inversión pública y privada.

Los expertos nos cuentan que hay varios proyectos detenidos de grandes consorcios, incluso, este freno en la actividad ya se empieza a percibir en la calle: hay una mejor apertura de nuevos negocios, se detuvo la compra de bienes inmuebles y de proyectos de construcción, entre otros. Lo anterior, también se vincula a la percepción de que con facilidad, las reglas del juego se podrán romper, esto es, una falta de certeza jurídica.  Así las cosas…

Las debilidades de Morena

@rominarr | @OpinionLSR | @lasillarota




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información