Opinión

Urgen las vacunas

Hay mucha preocupación por la vacuna. | Jorge Ramos Pérez

  • 01/02/2021
  • Escuchar

La opacidad del gobierno no puede ser soslayada. Tres o cuatro horas de conferencias diarias no es informar.

Hasta finales del año pasado, el gobierno de México había anunciado la adquisición de al menos 198 millones 300 mil dosis de vacunas contra covid-19, que serían suficientes para inmunizar a 116 millones 650 mil mexicanos.

De acuerdo con los datos oficiales, se habrían adquirido 34 millones 400 mil dosis a Pfizer-BioNTech; 77 millones 400 mil a AstraZeneca, 35 millones a CanSino Biologics y 51.5 millones a través del mecanismo Covax.

Ya en este año se informó que se comprarían 24 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V, que alcanzan para proteger a 12 millones de personas.

A estas se sumarían las 870 mil dosis extra de la vacuna de AstraZeneca que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que llegarán en febrero.

Con estas nuevas compras, México contaría con un total de 223 millones 170 mil vacunas, con las que se podría inmunizar a 129 millones 085 mil mexicanos, ya que todas son de un esquema de dos dosis, excepto la de CanSino.

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó el viernes, al reaparecer en video tras cinco días de convalecencia por el contagio de covid-19, dijo que en el mes de febrero México contará con 6 millones de vacunas contra covid-19 y que para marzo se recibirá el doble, por lo que se podrá proteger a la mayoría de los adultos mayores para finales de ese mes.

“Para febrero vamos a disponer de alrededor de 6 millones de dosis de vacunas y en marzo, vamos, sin ningún problema, a contar con el doble, con 12 millones de dosis, de modo que no descarto que para finales de marzo tengamos ya vacunados, aún con una primera dosis a todos los adultos mayores de nuestro país”, aseguró el presidente.

Según los datos recientes del INEGI, en el país somos 125 millones 14 mil 24 habitantes. Es decir, no hay de qué preocuparse.

Sin embargo, hasta ahora se han recibido sólo 766 mil 350 dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech y se han aplicado 662 mil 217 a personal de salud, de acuerdo con la Secretaría de Salud.

A esto hay que sumar unos 16 mil maestros de Campeche que fueron vacunados.

Es decir, que en México apenas se ha vacunado a menos de un millón de personas. Y en Europa hay barruntos de presión por parte de la Unión Europea a las farmacéuticas para que privilegien su región.

La vacuna rusa, por otra parte, sigue en dudas, sin aval de la OMS y con el ingrediente político de la renuncia de un científico que denunció irregularidades en el proceso.

Para colmo, la revista Proceso reveló este fin de semana que en la conversación telefónica entre López Obrador y Joe Biden se le pidió ayuda al estadounidense, pero le fue negada.

Hay mucha preocupación por la vacuna. Y poca claridad por parte del gobierno mexicano, que un día filtra que ya solo faltan papeleos para el aval a la vacuna rusa y así pasan los días sin una certeza.

Punto y aparte. Estamos a un tris de conocer las listas finales de candidatos a diputados federales. En la alianza PAN, PRI y PRD rechinan los dientes porque están colocando cuadros a modo de ciertos dirigentes. Por supuesto que no es problema único de los opositores, en Morena están que trinan también. No, no son iguales, son idénticos.

Punto final. “Confío en nosotros. Las horas en las que vivimos son cruciales. Hagamos todo lo posible para detener la epidemia juntos”, Emmanuel Macron.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.