Opinión

Ups!.. La Silla lo volvió a hacer

Ninguno de los hijos de AMLO ha ocupado cargo ejecutivo alguno en la estructura de dirección de Morena.

  • 11/09/2016
  • Escuchar

Por segunda ocasión La Silla Rota repite una mentira mil veces. A pesar de nuestra aclaración publicada en las redes sociales, La Silla Rota repitió una y otra vez la infamia de que AMLO designó a su hijo como jefe de Morena en la Ciudad de México.

 

Esa calumnia fue difundida por publicaciones y "columnistas" de muy baja categoría con los que, evidentemente, La Silla no tiene comparación.

 

Ninguno de los hijos de AMLO ha ocupado cargo ejecutivo alguno en la estructura de dirección de Morena. Algunos de ellos, colaboran con sencillez en las tareas de organización que los órganos de dirección les han asignado. Ninguno de ellos es senador, diputado, regidor, asambleísta, presidente municipal, jefe delegacional o funcionario en gobierno alguno.

 

Al contrario de lo que La Silla Rota ha difundido, los hijos de AMLO que participan en la vida política se han comportado con humildad y discreción mientras que los hijos de José Murat, Adriana Salinas, Manlio Fabio Beltrones, Martha Sahagún, César Camacho, Rosario Robles, Higinio Chávez, Fidel Herrera, y muchos otros personajes de la política ocupan hoy cargos públicos a costa del influyentismo, el nepotismo y la corrupción que dominan en sus fuerzas políticas.

 

Esas son las verdades que se callan y se tapan con la mentira. 

 

@martibatres

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

El retroceso en la Ciudad de México

Las marchas en tiempos de Mancera

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.