Opinión

#UnDíaSinNosotras El dedo y la luna

#UnDíaSinNosotras es también mirarnos al espejo y ver lo que no nos gusta de nosotros mismos. | José Roldán Xopa

  • 25/02/2020
  • Escuchar

Un proverbio que circula como moneda corriente es aquel que afirma que mientras el sabio señala a la luna, el necio mira al dedo. ¿Cuando se convoca a #UnDíaSinNosotras, qué se mira o qué se quiere mirar? ¿Se le mira como si fuese una piedra para descalabrar al enemigo? ¿Como una amenaza? ¿Como un llamado urgente a enfrentar una calamidad que va más allá de la coyuntura? ¿Como un paso más por construir civilidad entre los seres humanos? ¿Como un reclamo al Estado y a la sociedad para que provea seguridad y cuidado como condiciones básicas para posibilitar planes de vida digna?

Los asesinatos de mujeres, el acoso, la discriminación tienen como contraparte la ausencia del Estado, la precariedad de los recursos y las limitadas capacidades institucionales, así como relaciones machistas de poder que los propician y mantienen.

Como se mire #UnDíaSinNosotras determina cómo se aprecie y actúe. ¿Solamente se buscará eludir y hacer el control de daños en lo inmediato? ¿Se buscará una nueva piedra con otro tema para el día que viene, pues lo que importa es pegar? Si lo que es relevante es la política del #hashtag, la respuesta se quedará en la necedad de cada quién. Si se mira hacia las cuestiones estructurales que nos dan la tragedia podremos avanzar.

El Estado como invención humana se justifica, en la democracia, por la seguridad, el bienestar y las capacidades humanas que puede propiciar. Que sea el voto el mecanismo por el cual se inviste de poderes de conducción social y de poder a los gobernantes en turno, establece una relación de mandatarios de los ciudadanos, por la cual aquellos asumen una responsabilidad de buena gestión de los recursos públicos para el bienestar general.

La formulación Lincolniana de la democracia como un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, es útil para explicar la promesa y esperanza, de que sea por este medio que se logren mejores condiciones de vida y se garanticen bienes comunes básicos como los de seguridad pública y justicia.

Que haya una crisis en la seguridad pública y que el costo político recaiga en el gobierno en turno es inevitable, que busquen trasladar culpas y responsabilidades, es natural; como también lo es que sus adversarios políticos busquen aprovecharse. Pero a final de cuentas, contribuyen a incrementar el ruido sin que resolver los problemas. Podrá pasar el #hashtag y el problema permanecerá, lamentablemente.

#UnDíaSinNosotras debería convocar la atención de los gobiernos y no solamente del federal, de la clase política, de los hombres, de la sociedad en general, para superar la lógica de lo inmediato y la estrechez de las visiones amigo/enemigo.

Parecería mucho pedir de los gobiernos y de los políticos, pensar en políticas públicas, el mejoramiento de capacidades institucionales, recursos, protocolos de actuación y un mínimo de empatía para enfrentar la crisis. Pero mirar hacia el lado de la autoridad y de los políticos, sin mirar hacia el nuestro o mirarnos al espejo, sería replicar aquello que se critica.

#UnDíaSinNosotras es también mirarnos al espejo y ver lo que no nos gusta de nosotros mismos.

Se trata de dejar de mirar al dedo.