Opinión

Una historia de fraude

Cajero de Citibanamex cambia tarjeta a persona mayor. Le hacen cargos por más de 26 mil pesos. | Adolfo Gómez Vives

  • 22/04/2019
  • Escuchar

Emma “N” tiene 82 años. Como lo hace ritualmente desde que se jubiló en 1998, el 2 de enero acudió a la sucursal 4977 de Citibanamex, ubicada en Parque Delta, a retirar por ventanilla, los recursos de su pensión. A las 15:17:30 horas, quedó registrada la operación 3/0QIJ7/ por la cual se le entregó su dinero y se le devolvió una tarjeta de débito que no era la suya.

Emma “N” no verificó que su firma estuviera estampada al reverso, pues confió en la buena fe del cajero que la atendió. La tarjeta que le fue entregada y de la cual se desconoce la identidad del propietario, presenta los números 5204 1649 9114 0291 y vencía en abril de 2020.

Veintiocho días después, el 30 de enero, Emma “N” acudió a la sucursal 4245 de Citibanamex, ubicada en Insurgentes Sur casi esquina con Nuevo León, para realizar el retiro por ventanilla de los recursos de su pensión.

En ese acto, el cajero que la atendió le informó que no podía realizar la disposición de efectivo, en razón de que la tarjeta que Emma “N” presentaba, no era de su propiedad. La cuentahabiente solicitó el apoyo del gerente de la sucursal, quien procedió a la cancelación del plástico y la obtención de uno nuevo.

El 6 de febrero, Emma “N” activó su nueva tarjeta de débito Perfiles en la sucursal 5999, ubicada en la esquina de Monterrey y Tehuantepec, en la colonia Roma Sur. Al solicitar su saldo descubrió que entre el 28 y el 30 de enero, se habían realizado 14 operaciones, que no reconoció como suyas, por un monto de 26 mil 191 pesos.

En el detalle de movimientos aparecen tres compras a una tienda de ultramarinos en fecha 28 de enero. Dos por la cantidad de 7 mil 140 pesos cada una y otra por mil 190.

En esa misma fecha, se registraron dos pagos a una cadena de cines, por 314 pesos cada una y una disposición de efectivo por 6 mil. Pagaron servicios de telefonía por 200 pesos y siete consumos más.

El 7 de febrero, Emma “N” notificó el hallazgo de los movimientos fraudulentos a la gerente de sucursal 5999, Erika Guadarrama, quien registró su queja con el número de folio: CN2019020711483. Asimismo, le informó que en 45 días naturales recibiría la resolución correspondiente.

El 14 de febrero, Emma “N” recibió una carta del Banco Nacional de México, S.A., que comienza diciendo: “Tu solicitud de aclaración ha sido resuelta”. En ella le notifican que un cargo por once pesos, vinculado a la compra en una tienda de golosinas en Plaza Anzures, le había sido abonada a su cuenta, lo mismo que otra por catorce pesos, efectuada en una tienda de conveniencia y otra por 40 pesos relacionada con otra sucursal de la misma tienda. Después de devolver estos cargos, la carta de Citibanamex dice: “el depósito que te estamos realizando es definitivo, con lo que damos por atendida tu solicitud”.

Sin embargo, el 20 de marzo volvió a recibir otra carta por parte de Citibanamex, con idénticas características a la anterior, en la que le informan de la devolución de dos cargos, uno por un peso y otro por 200. El primero, realizado en una popular cadena de cafeterías y el segundo referente a un pago de servicios de telefonía.

En total, a la fecha le han devuelto 894 pesos, de los 26 mil 191 realizados de manera fraudulenta por alguna persona que actuó en complicidad con un cajero de Citibanamex, que tuvo a bien cambiarle la tarjeta, aprovechándose de la avanzada edad de Emma “N”.

El 10 de abril, Emma “N” acudió a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) a exponer su caso. Allí le dijeron que buscarán que el banco reconozca las operaciones ilícitas que están pendientes, por un monto de 25 mil 297 pesos.

En la lógica de la Condusef, si el banco se aferra en no reconocer como fraudulentos los cargos faltantes, a Emma “N” sólo le quedaría la vía jurisdiccional para reclamar su derecho y la Comisión sólo podría apoyarla con asesorías, que no garantizan en modo alguno la recuperación de su dinero.

Emma “N” fue secretaria en Presidencia de la República y vive de la pensión que por ley le corresponde, luego de 30 años de servicio.

La propia Condusef ha reconocido que Citibanamex es uno de los tres bancos que reciben mayor número de quejas ante ese organismo. Solamente en 2017 recibieron más de 4.6 millones de reclamaciones contra instituciones financieras. Sin embargo, no existen datos relativos a la participación de cajeros en este tipo de ilícitos.

López Obrador contra las fuentes de información

@gomezvives | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.