En la jornada electoral de ayer se contó con datos producto de encuestas de salida realizadas por distintas empresas privadas para diversos patrocinadores interesados: partidos políticos, medios de comunicación y otros, referentes a la elección presidencial y las de Ejecutivos locales.

Asimismo, antes de la media noche, debió hacerse público el resultado del ejercicio de conteo rápido para la elección presidencial a cargo del Instituto Nacional Electoral. Tal vez posteriormente fueron dados a conocer otros conteos rápidos no institucionales para esta elección y se difundieron las estimaciones de conteos rápidos de elecciones de Ejecutivos locales.

Asimismo, se contó desde las ocho de la noche con datos del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), operado por la autoridad administrativa electoral nacional, los cuales suelen tener sesgos en sus primeras horas de operación, dada la diversidad de husos horarios en distintos estados, la ubicación urbana o rural de las casillas y la cantidad de elecciones realizadas en cada entidad federativa.

Una nueva herramienta

Ayer se contó además, de forma posterior al conteo rápido institucional, con los datos de un Modelo de Estimación de Resultados Electorales Preliminares (MEREP), a cargo de instituciones académicas, encabezadas por la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales (SOMEE) y la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa (UAMI). Con este ejercicio se pudieron conocer los resultados de la elección presidencial con un error estadístico mínimo.

¿Cómo funciona el MEREP?

Este modelo, que aún debe estar corriendo, no es un conteo rápido, pues no parte de una muestra de resultados en casillas determinadas, sino de un ajuste al censo de resultados que se va acumulado en el PREP. Es luego un ejercicio de estimación que elimina los sesgos del PREP provocados por el arribo no aleatorio ni uniforme de los cómputos desde las casillas, que se logra mediante una ponderación de los reportes acumulados en el PREP para calcular la votación alcanzada por cada contendiente en la elección. Es un modelo enteramente transparente, que utiliza un procedimiento públicamente conocido, verificable y replicable, cumpliendo con las condiciones de cientificidad requeridas para un ejercicio de estimación confiable.

Este modelo no fue solamente un mecanismo auxiliar para dotar de certidumbre sobre los resultados de la elección presidencial celebrada ayer. Fue también oportunidad para la exhibición de una opción económica con la que cuenta la ciudadanía para conocer las tendencias de la votación. Ojalá se recurriera a este tipo de herramientas cada vez que haya una elección en el país a futuro.

Ejercicios de medición en la jornada electoral

@ricartur59 | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información