Opinión

Un miembro de la Curia Vaticana espera en la cárcel sentencia

El golpe es duro, pero así son las cosas hoy; el prelado pasó su primera noche tras las rejas... | Fred Álvarez

  • 28/02/2019
  • Escuchar

La mañana del martes 26 de febrero se dio a conocer la noticia de que el cardenal George Pell, miembro de la Curia Vaticana fue declarado culpable de abuso sexual por un tribunal australiano encabezado por el juez Peter Kidd.

Los hechos presumiblemente habrían ocurrido en la década de los 90 cuando Pell era arzobispo de Melbourne, se le acusa de haber agredido sexualmente a dos monaguillos que tenían entre 12 y 13 años en la sacristía de la Catedral de San Patricio.

El veredicto de los 12 miembros del jurado del Tribunal del Condado del Estado australiano de Victoria fue unánime, se emitió en diciembre del año pasado, tras dos días de deliberaciones, pero se publicó el martes 26 de febrero, aun cuando existía una orden que prohibía la publicación de información sobre el juicio.

El proceso penal contra Pell es parte de una larga investigación en Australia iniciada en 2012 sobre la respuesta de las instituciones del país a las denuncias de abuso sexual infantil del pasado; se han documentado abusos de 4 mil 440 niños, con unos mil 880 sacerdotes involucrados.

En 2014, George Pell fue llamado por primera vez a testificar ante la Comisión Real Australiana que investiga el abuso sexual, y entre diciembre de 2015 y febrero de 2016 fue acusado de proteger a otros sacerdotes de los abusos cometidos contra niños en los años setenta.

En octubre de 2016, el cardenal fue interrogado en Roma por abogados australianos, y a finales de junio de 2017 fue acusado formalmente de violencia sexual contra un menor.

Fue entonces que el purpurado se puso a disposición de la autoridad civil, incluso pidió permiso a su jefe el Papa para dejar el cargo, con ello renuncia a la inmunidad diplomática que hasta entonces gozaba. En ese momento, el Papa le otorgó a cardenal Pell un periodo de excedencia del cargo de prefecto para que se pudiera defender.

Regresando a su país fue recluido en un monasterio en tanto se realizaba el juicio en su contra.

Es interesante el comunicado que envió la Santa Sede aquel jueves 29 de junio de 2017 cuando el cardenal informó que regresaba a su país para defenderse ante imputaciones de presuntos abusos ocurridos varias décadas atrás.

¿Qué dijo la Santa Sede entonces?


El Santo Padre, informado de ello a través del propio cardenal Pell, le ha concedido un periodo de excedencia para poderse defender. Durante la ausencia del Prefecto, la Secretaría para la Economía continuará desarrollando los deberes institucionales que le son propios. (Por lo que) Los secretarios permanecerán en sus cargos para tramitar los asuntos de carácter ordinario, donec aliter provideatur, (es decir, hasta nueva orden)”.

Agrega el comunicado que "El Santo Padre, que ha podido apreciar la honestidad del Cardenal Pell durante los tres años de trabajo en la Curia Romana, le está agradecido por su colaboración y, en particular, por su enérgico empeño a favor de las reformas en el sector económico y administrativo y por su activa participación en el Consejo de los Cardenales (C9)”.

Concluye el comunicado que “la Santa Sede expresa su máximo respeto hacia la justicia australiana, que deberá decidir con respecto a las cuestiones suscitadas”.

Y el juicio siguió su rumbo…

En septiembre de 2008 lo intentaron condenar pero el jurado no pudo alcanzar una decisión unánime; dos meses después -el 11 de diciembre-, fue declarado culpable, y como sabemos la decisión fue filtrada a medios el 26 de febrero, aun cuando existía una orden que prohibía la publicación de información sobre el juicio…

La tarde del 26 de febrero le fue revocada la libertad bajo fianza y desde ese momento dejó de ser el prefecto de la Secretaría de Asuntos Económicos de la Santa Sede,el número tres de la Curia vaticana...

En tanto, el papa Francisco confirmó las medidas cautelares ya tomadas contra Pell por el Ordinario local -el obispo- a su regreso a Australia, es decir, que, en espera de la determinación definitiva de los hechos, se le prohíbe ejercer el ministerio público y, por regla general, todo tipo de contacto con menores de edad.

Pero hubo un agravante en su contra, el director de la Oficina de Prensa de la Santa SedeAlessandro Gisottiuna vez que tuvo la noticia de la detención del prelado emitió un tuit a través de la red social diciendo que Pell dejó de ser el Prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede, la decisión fue tomada de manera personal por el Papa Francisco quien hasta ese momento lo considera inocente…

Un día después -miércoles 27 de febrero-, y antes de la conferencia de presentación del Mensaje del Papa para la Cuaresma, Gisotti leyó una declaración en la cual recuerda la nota de los obispos australianos y la confirmación por parte del Papa Francisco sobre las medidas cautelares ya predispuestas.

George Pell


Es una noticia dolorosa que, somos bien conscientes, ha impactado a muchísimas personas, no sólo en Australia. Como ya se ha indicado en otras ocasiones, afirma el vocero papal... Y subrayó en el máximo respeto por las autoridades judiciales y del debido proceso, en nombre de ese respeto -dijo-, esperamos el resultado del proceso del recurso de la apelación, recordando que el Cardenal Pell ha insistido en ser inocente y tiene el derecho de defenderse hasta el último grado.

El arresto del cardenal y la posible condena que se anunciará en quince días significa un duro golpe para Jorge Mario Bergoglio que lo convirtió en miembro de la Curia sabiendo que en Australia era investigado y acusado por abusos sexuales a menores y protección de curas pederastas.

De ser condenado, Pell se enfrenta a una larga pena de prisión, prácticamente a una cadena perpetua...

George Pell es el miembro de la jerarquía católica de mayor rango jamás condenado, y además fue durante tres años una gente muy cercana al Papa Jorge Mario Bergoglio, casi nadie lo recuerda pero en el cónclave que fue nombrado papa Benedicto XVI fue considerado papable.

Hasta antes del martes, algunos integrantes de la Curia -y quizá el mismo Papa Francisco-, siempre han creído que Pell podría ser declarado inocente en la última instancia, como fue el caso del arzobispo de Adelaida Philip Wilson, que había sido condenado en mayo a un año de prisión por encubrimiento de un cura pederasta y en diciembre fue declarado inocente.

Entonces el juez Roy Ellis del tribunal de distrito de Newcastle, en el estado de Nueva Gales del Sur revocó la condena impuesta en mayo de 2018 por una instancia inferior.

El magistrado consideró que la fiscalía no pudo probar más allá de toda duda razonable la culpabilidad del prelado, al que calificó como un testigo honesto y consistente.

La fiscalía anunció que no apelaría el fallo emitido por el juez Ellis ya que “tras una cuidadosa evaluación, se decidió que no hay perspectivas de éxito en una apelación (referida) a errores legales”...

Quizá a eso le apuesten en el caso de Pell. El golpe es duro… pero así son las cosas hoy, el prelado pasó su primera noche tras las rejas...

Duro golpe, pero el Papa está obligado a aplicar la cero tolerancia, no hay vuelta atrás...

Posdata...


Al margen de la decisión de la justicia australiana, la Santa Sede abre la vía para expulsarlo del sacerdocio… Tras el veredicto de culpabilidad en primera instancia la Congregación para la Doctrina de la Fe manejará el caso siguiendo los procedimientos y dentro del tiempo establecido por la norma canónica, dijo Alessandro Gisotti.

No dio detalles sobre plazos o procedimientos.

Tampoco sabemos si la investigación podría llevar a un juicio completo o a un “proceso administrativo” abreviado… Hay que esperar…

Encuentro histórico de Protección a Menores, en Roma

@fredalvarez | @OpinionLSR | @lasillarota