Opinión

¿Un golpe a la #corrupción?

Por: José Antonio Sosa Plata.

  • 04/02/2016
  • Escuchar

La presentación de la iniciativa #Ley3de3 es parte ya de la agenda pública nacional de 2016. Con el objetivo de reducir la corrupción de los servidores públicos, la propuesta pondrá a prueba la verdadera voluntad de la clase política para hacer frente a este problema.

 

Se trata de una “iniciativa legislativa popular.

 

Con el respaldo de 15 organizaciones sociales encabezadas por el Instituto Mexicano de la Competitividad (), comenzó esta semana la recolección de firmas que exige la ley.

 

La meta es recabar al menos 120 mil firmas.

 

Las ciudadanas y ciudadanos que estén dispuestos a apoyarla deberán llenar un formulario, firmar y presentar su credencial de elector de acuerdo con el procedimiento que se establece en la página web www.ley3de3.mx

 

¿Qué propone el proyecto de ley?

 

Destaca la obligación de presentar las declaraciones patrimonial, de conflicto de intereses  y fiscal para todos los funcionarios públicos en los tres órdenes de gobierno y en los órganos autónomos.

 

También establece un conjunto de medidas preventivas.

 

Y además de presentar una clasificación de los 10 actos de corrupción más graves, considera sanciones severas para los servidores públicos que cometan actos de corrupción, más la obligación gubernamental de que sea publicada una “lista negra”.

 

La visión de la iniciativa parece firme y contundente.

 

Sin embargo, nada garantiza su éxito. En primer lugar, se tendrá que lograr la meta de las firmas. Con base en la fuerza de las instituciones que la promueven, y la experiencia que han desarrollado con el tema, es posible alcanzarla en tiempo y forma.

 

Acto seguido, deberán enviarla al Congreso.

 

En este punto es donde podrían complicarse las cosas, ya que la iniciativa tendrá que ser dictaminada, discutida y votada. Hasta ahora no existe precedente del trámite que debe darse a una acción con estas características, por lo que existe la posibilidad de que se pongan algunos obstáculos.

 

Está claro que a nadie conviene el conflicto.

 

Pero ante la sensibilidad que el tema despierta entre los partidos y gobiernos, nada garantiza que la iniciativa sea apoyada en los términos en que fue propuesta.

 

Será un reto de #ComunicaciónPolítica para todos.

 

Las posturas de unos y otros provocarán divergencias y enconos, lo que redundaría en un alto nivel de exposición del tema en las #RedesSociales y en un número importante de medios electrónicos y digitales.

 

Si así fuera, la ciudadanía saldrá ganando.

 

Por un lado, porque es preciso avanzar en la lucha por la transparencia. Por el otro, porque el marco normativo se tiene que actualizar y endurecer ante las graves consecuencias económicas, políticas y sociales que genera la corrupción.

 

Las posibilidades de éxito hoy son mayores.

 

Ante la poca fuerza que obtuvo la iniciativa de candidatos transparentes en las elecciones del año pasado, esta iniciativa tiene un mayor potencial comunicacional y político, porque el documento irá directo al Congreso.

 

Si se aprueba, el avance será incuestionable.

 

En caso contrario, los integrantes del Congreso tendrían que pagar una factura muy alta con consecuencias negativas para su futuro, de manera particular para quienes se opongan abiertamente.

 

La ventana de oportunidad está abierta.

 

Si bien es cierto que detrás del carácter ciudadano de la iniciativa existe un claro interés político de algunos de sus promotores, nadie puede sucumbir a la tentación de intentar boicotearla.

 

La sociedad merece una ley anticorrupción más enérgica.

 

El debate ha iniciado y cuenta con una ventaja estratégica que debe aprovecharse, pues éste se dará en el marco de las #Elecciones2016 y la lucha anticipada que se libra por la la Presidencia de la República para el 2018.

 

 

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter @sosaplata

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.