Opinión

¿Un buen #debate?

Por: José Antonio Sosa Plata.

  • 21/04/2016
  • Escuchar

Los debates de las #Elecciones2016 comenzaron. El lunes pasado en #Veracruz seis de los siete candidatos a la gubernatura sostuvieron el primer encuentro formal de cuatro que habrá durante la contienda.

 

En el encuentro destacaron los ataques y acusaciones.

 

Héctor Yunes (PRI, Verde y Panal) y Miguel Ángel Yunes (PAN-PRD) se convirtieron en el foco de atención por la rudeza con que se trataron. Cuitláhuac García (Morena) fue "nota" por su decisión de no asistir.

 

La organización estuvo a cargo de Olmeca TV.

 

Alba Leonila (PT), Alejandro Vázquez (PES), Armando Méndez (MC) y Juan Bueno Torio (candidato independiente) poco pudieron lograr por las características que tuvo la pelea entre los Yunes.

 

Los temas del conflicto fueron muy delicados.

 

Los señalamientos giraron en torno al crimen organizado, narcotráfico, pederastia, corrupción, encubrimiento, protección de violadores e incapacidad política y profesional.

 

Al parecer, iban dispuestos a todo.

 

Los resultados de las encuestas fueron el pretexto para asumir más riesgos, a pesar de que tendrán otras oportunidades de verlos juntos antes de la jornada electoral.

 

Así, la fórmula fue de "perder—perder".

 

La presentación exagerada de grandes fotografías para "comprobar" sus dichos, las agresiones verbales y el apoyarse en el recurso de la ironía, no ayudó a ninguno a lograr un #debate a la altura que exigían el cuidado de su #reputación y la responsabilidad que tienen como candidatos.

 

El #debate fue sustituido por un espectáculo lamentable.

 

A reserva de los resultados que surjan de la evaluación, fallaron una vez más las estrategias por la confusión que prevalece entre pelear y confrontar con argumentos, entre agredir y proponer y entre marcar una diferencia y practicar la guerra sucia.

 

Los sound bites sirvieron de poco.

 

Un problema similar se vio reflejado en los medios de comunicación y también en las #RedesSociales, que se concentraron en resaltar las frases con potencial de escándalo.

 

Era de esperarse.

 

Con la incipiente cultura de debate que caracteriza a nuestro sistema político es muy poco lo que se puede hacer para que los debates sean un instrumento atractivo, interesante e  influyente en los resultados de las campañas electorales.

 

La fórmula se repetirá una y otra vez.

 

Los procesos electorales que se llevan a cabo en 13 estados, más el de la #CDMX, nos permitirán confirmar las dificultades y obstáculos que están provocando las reglas excesivas, de las que surgen formatos densos que van en contra del lenguaje televisivo moderno y de las características y códigos de los medios digitales.

 

Si todo sigue igual, el avance será menor.

 

La democracia exige un ajuste de fondo en la ley, los formatos y procesos de preparación. Para presentar un buen debate, partidos y candidatos deberán revisar sus tácticas con el objetivo de obtener el mayor sentido de utilidad posible y despertar un mayor interés en la sociedad.

 

Sí es posible, viable y factible.

 

Mientras tanto —y a pesar de las ataduras— se puede lograr mucho. La clave está en la elaboración de la #estrategia, en la organización del equipo responsable, en las técnicas de entrenamiento, en la definición del perfil de imagen más conveniente y en la voluntad política del candidato o candidata para que su trabajo sea más efectivo en el nuevo espacio público. Sin embargo, lo más recomendable es cambiar el paradigma.

 

Es la hora de perder el miedo.

 

En la perspectiva de las #Elecciones2018 hay que rediseñar los modelos y experimentar fórmulas de mayor interés. Si se logra, una de las rutas posibles jurídicas podría sintetizarse así: más debates, menos lineamientos, mayores libertades y menos spots. Los beneficios serían múltiples y los ahorros cuantiosos.

 

| #ConsultoríaPolítica | #ComunicaciónPolítica |

| #Debate | #Veracruz | #Reputación | #RedesSociales |

 

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter @sosaplata

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.