Opinión

Ucrania, el horror

A partir de la retirada rusa del norte de Ucrania, se revelaron al mundo escenas dantescas de las calles de Bucha. | Ulises Castellanos

  • 07/04/2022
  • Escuchar

En los últimos días, a partir de la retirada rusa del norte de Ucrania, se revelaron al mundo, escenas dantescas de las calles de Bucha, decenas de cadáveres de civiles por todas partes, fosas comunes y cuerpos encadenados al cuello en coladeras de la ciudad. Se calculan más de 450 cadáveres asesinados y abandonados presuntamente por la fuerzas militares de Putin.

De nuevo, el poder de la imagen se impone a la palabra, las decenas de imágenes que circulan en redes y medios tradicionales dominan la conversación pública, privada y la oficial. Biden insiste en llamar criminal de guerra a su contraparte rusa y hay quien habla de crímenes de guerra no vistos en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Han pasado 43 días desde la invasión militar rusa sobre territorio Ucraniano, al principio de la guerra se calculaba que en 72 horas estaría tomada la capital de Ucrania, pero eso no sucedió, y lejos de eso, además el ejército ruso se replegó del norte en las últimas horas. ¿Estrategia, engaño o respuesta a la resistencia? No lo sabemos. Pero los estragos de la crueldad descubierta en su retirada lastima los más mínimos códigos aceptados en cualquier guerra.

Y en medio del tsunami de imágenes, textos y encuentros diplomáticos, mientras la verdad es secuestrada, hoy en día lo único cierto es que en territorio ucraniano se vive una pesadilla de muerte y terror.

Hace apenas unas semanas, Bucha era una ciudad tranquila al noroeste de Kiev, con apenas 30,000 habitantes antes de la invasión. Sus residentes quedaron atrapados en el fuego cruzado y los bombardeos rusos, en días las tropas de Putin tomaron el control y empezaron a interrogar a sus habitantes y por lo que hoy sabemos, a ejecutarlos sin piedad. Hombres, mujeres y niños, ahí están los cadáveres.

La fotoperiodista Santi Palacios fue la primera en entrar a la ciudad abandonada y a cada paso se topó calle por calle, decenas de cuerpos tirados, con las manos atadas, con sus bicicletas entre las piernas o con una bolsa de papas en la mano. La matanza no tiene explicación ni se justifica

Estas imágenes están derrotando a Putin en la narrativa global, nadie en su sano juicio puede ignorar estos crímenes. Habrá investigación, dicen y ojalá, justicia y el peso de la ley internacional a los responsables. La guerra está lejos de terminar, pero lo que ha pasado en los últimos días es terrible.

Aquí les comparto la liga en dónde pueden ver las primeras imágenes de Bucha de Santi Palacios (Advertencia, son imágenes que pueden herir la sensibilidad de algunas personas, como se dice coloquialmente).

La diferencia entre estas imágenes y las que hemos visto en otras guerras como Irak, Siria o Afganistán, derivan en que se trata de calles y civiles europeos, más "occidentalizados" que las víctimas de aquellas otras guerras. Y es entonces que a esta parte del mundo nos pegan más fuerte en la psicología colectiva, porque esas calles podrían ser en cualquier pueblito Italiano, Francés, Español o americano y entonces si, la guerra, se "siente" más cerca.

Es el horror.

Nota: Al cierre de esta columna me entero del premio de periodismo Ortega y Gasset que ganó nuestra colega de la agencia EFE. Felicidades a Sáshenka Gutiérrez. Enhorabuena por este merecido Premio.



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.