Opinión

“Tú no me apoyaste, yo te compré tu voto”

Entrevista.

  • 09/06/2015
  • Escuchar

“Nos aplastaron los del PRI”, me dijo Ana. “Compraron el voto, les pedían sus credenciales a la gente, repartieron materiales, los amenazaban, les pagaban 500 pesos”. “Nos aplastaron. Ellos a eso le llaman ‘la máquina de los rojos’,  y ‘el trabajo de los rojos’, hasta en un carro del ayuntamiento los llevaban a votar”.  

           

Ana nació y creció en una comunidad en el municipio de Ocuilan, trabaja en el Distrito Federal y los viernes viaja “al pueblo”. Hace algunos meses me concedió una entrevista para este espacio en La Silla Rota, cuando secuestraron y desaparecieron a su sobrino Israel de 18 años.  A pesar del pago de una parte del rescate, el cuerpo de Israel (torturado) fue encontrado cuatro meses después por unos turistas. No recibieron ningún apoyo de las autoridades. Ninguno. Fueron las/los habitantes de las comunidades quienes se lanzaron a las calles, el campo, las barrancas, a buscar al adolescente desaparecido.

             

El municipio lo gobierna el PRI (“desde siempre”, dice ella, “salvo hace nueve años que gobernó el PRD”) pero el PRD contaba con dos regidores en el ayuntamiento cuando la desaparición de Israel. A raíz del asesinato impune de su sobrino, y de la total indiferencia de las “autoridades”, Ana y una parte de su familia, perredistas convencidos, decidieron que necesitaban buscar una nueva opción. “Nos dejaron solos, dejan solas a las personas y las desgracias se nos vienen encima y ellos dicen: que cada quien le haga a como pueda”.  

           

El asesinato de Israel fue el detonador de un enojo y una impotencia de larga data: “No pensábamos en el PAN, no nos gustaba, pero esta vez el único candidato que nos dio confianza fue él, nos sumamos a su campaña porque es un hombre honesto, traía buenos proyectos, escuchaba a la gente. Tanta gente venía a sus recorridos y sus reuniones que pensamos que iba a ganar. Llegaron a juntarse hasta 1000 personas para apoyarlo, casi todos decían que querían un cambio: fuentes de trabajo, justicia, agua. Tenemos muchos problemas de agua y de seguridad. ¿Por qué venden su voto? Es la necesidad, el descaro,  pero empeoran todo y se hace más y más pobreza y más y más necesidad”.

           

Y SE QUEDAN LOS MISMOS QUE SE HACEN CASTILLOS           

 

“Estoy muy triste, los que están gobernando van a volver a gobernar, comprando a la gente y amenazando para hacerse ellos castillos. La gente es pobre, tiene miedo y no tiene la información. Teníamos la ilusión de que todo cambiara. Yo vengo de una familia del PRD, decidí cambiar porque a pesar de tener dos regidores dentro del ayuntamiento, los acuerdos que la gente del pueblo tomaba con los regidores no se respetaban. No nos daban la solución de las cosas y también los del PRD se iban pasando el puesto de primo a primo como los del PRI, y  los de los dos partidos, los apoyos que mandaban para la gente del pueblo siempre se los quedaban para sus familias”.

           

“La decisión que tomamos de retirarnos del PRD fue también porque los acuerdos eran que se pusiera a otro tipo de personas para la planilla, pero el presidente del partido dijo que no, que porque ya todo lo tenían negociado. Negociado no sé cómo. No fueron válidas las pláticas que tuvimos con ellos y nuestras decisiones no fueron tomadas en cuenta. Finalmente también dentro del PRD son pura familia igual que los del PRI. No vimos nunca a ningún candidato de MORENA, entonces decidimos confiar en el candidato del PAN, sus proyectos eran muy buenos para Ocuilan y nos beneficiaba a todos, inclusive por la seguridad. Habíamos muchas personas apoyando, no era por un beneficio propio de uno, sino el beneficio que queríamos para todo Ocuilan”.

 

PAGO EN EFECTIVO, MATERIAL DE CONSTRUCCIÓN, ACARREO

 

“El viernes que llegué al pueblo, por personas de la comunidad me dijeron que había mucha compra de votos. Estaban entregando material de ese que guardan meses y luego lo entregan a última hora. Por las noches lo estaban entregando, y el material lo entregaban PRI y PRD, pero el PRI tiene más. A mí me llegaban a decir que de la casa de materiales estaban saliendo las camionetas con varilla, cemento, tinacos, láminas. Era por la noche que lo entregaban. Fue una tristeza para nosotros ver que de nosotros como personas nuestro voto era lo único que valía, pero nada más ese día. Ni como a personas los ven. El voto lo estaban pagando con material y a otros les daban 500 pesos. Cobran sus 500 pesos y nos hunden a todos”.

           

“¿Para qué les sirven quinientos pesos un solo día y luego no tienen ningún derecho? Se siente feo porque nosotros apoyamos al candidato del PAN sin dar material, pedimos un voto de confianza y no sé si las personas que vendieron su voto, que recibieron la lámina qué piensen tocante de eso, porque de ahí para acá las personas no vamos a tener ningún apoyo. Nada más los usan y no se quieren dar cuenta, algunos hasta te presumen de que ellos son más inteligentes porque ellos sí cobraron por votar. Ellos piensan que ellos eso ganaron por lo menos: su cemento, su varilla, sus 500 pesos”.

           

“Ni agua para bañarnos tenemos, la escuela de mi comunidad está frente a la carretera, es una zona peligrosa, ya le dije cuando me entrevistó que secuestraron a la salida a dos niños, los habitantes lograron salvarlos, entregaron a los secuestradores y la policía los liberó, el candidato del PAN quería mover la escuela adentro del pueblo para que los niños estén más seguros. Es el coraje que tenemos muchos, la tristeza, pensar que otra vez, hasta ahí llegamos. Vamos a tener otros tres años a un presidente municipal que va a ver por el beneficio de su familia y de las personas que trabajan en el municipio que son sus puros cómplices,  y nosotros ciudadanos vamos a seguir en lo mismo, con delincuencia, falta de agua, de seguridad y la pobreza. Y los campesinos que pierden sus cosechas, los robos de animales y en casa, pues, vamos a seguir en lo mismo. Nos roban los malandrines y nos roban los del ayuntamiento”.

           

A MI HIJA YO LE COMPRÉ EL PUESTO

           

“La única obra que hizo el secretario del Ayuntamiento en mi comunidad fue su casa, que es como un castillo. Le pusieron así en la comunidad: la casa del castillo. Tenemos en mi comunidad un Centro de Salud, muy bonito el Centro de Salud, está todo equipado, pero está cerrado porque no hay médico, ni una enfermera. La gente tiene que viajar lejos y a veces se muere en el camino o no los reciben en los hospitales cuando llegan. Cuando se le fue a pedir apoyo a la regidora de salud le comentamos que necesitábamos un doctor y algunos medicamentos, la fuimos a ver a su casa porque en la oficina nunca se encuentra ella, no nos dejaron entrar, salió el papá y cuando se le explicó la necesidad de un médico, nos contestó muy grosero y nos dijo que por qué le pedíamos apoyo a su hija, si nadie la apoyó con votos y él le había tenido que comprar el puesto. Como él le compró el puesto y fue caro, su hija no tenía por qué aportar nada en el Centro de Salud, ni razón para ayudar a la comunidad”.

 

“El miércoles me llamó una amiga acá al Distrito, yo no quería un hueso, como me decían, ni pensaba dejar mi trabajo y regresar al pueblo para trabajar en el ayuntamiento, yo quería que se acabara tanta injusticia. Acá yo vivo bien, pero es ver tanta pobreza, los niños de las afueras que no tienen ni zapatos que ponerse. Y a esos niños que no llegan limpios a la fiesta de El día del Niño porque no tienen cómo bañarse, ese día del niño los dejaron sin dulces y sin regalos, los desprecian porque son más pobres que los demás, aunque todos somos pobres. Los sientan hasta atrás con sus mamás para que ya no alcancen nada. Eso dejamos que hagan aún entre nosotros: humillar a los más pobres”.

 

“La campaña del candidato del PAN iba muy bien, los del PRI y el PRD estaban muy enojados. Mi amiga me dijo por teléfono que en el recorrido del candidato del PAN, cuando estaba dando su discurso para presentar su planilla, entraron unos hombres encapuchados y lo golpearon muy seriamente, y pues allí se armó el relajo entre todos y lo único que sé es que se lo llevaron al hospital y no volvimos a saber nada de él. Le preguntamos al presidente del partido y nos dijo que por el momento no nos podía dar información. Mi amiga dice que se acercó y le vio medio destrozado el brazo, me imagino que ensangrentado, no sé, luego lo cubrieron con un chal desde la cabeza y se lo llevaron, no sé que tan malherido iba, pero ya no pudo volver. No sabemos si sigue en el hospital, si está amenazado. No sabemos”.

 

LA FAMILIA DE MI SOBRINO ASESINADO LLEGÓ A VOTAR CON UN MOVILIZADOR DEL PRI.

 

“El domingo que fueron las votaciones yo me encontraba en la casilla y el coraje que daba como los ‘movilizadores’ del PRI y del PRD estaban acarreando a la gente para llevarlas a votar y entraban con ellas hasta adentro de la casilla. Era mucho descaro el que había, pero nadie decía nada. Tomamos fotografías, se las presentamos al representante del INE y le decíamos que eso estaba contra la ley de las personas y él solamente nos dijo: ‘platiquen con su representante’, pero no vimos que el  del INE pusiera un reglamento, porque pasaba frente a ellos y eran las mismas personas las que iban y venían con acarreo. Inclusive un coche que dice: Ayuntamiento del Municipio, hasta en ese llevaban a la gente acarreada”.

           

“Yo nada más veía a las personas y me decepcionaba muchísimo de ellas, pero sabíamos que la noche anterior ya habían recibido el dinero y el material. Y ya así ellos se sentían comprometidos. Me daban ganas de llorar porque los proyectos que nosotros teníamos para Ocuilan eran diferentes, pero desgraciadamente estas personas no lo pensaron así y más tristeza me daba saber que algunas de esas personas que vendieron su voto, ya habían sido afectadas en robos y en secuestros”.

           

“Era como un mercado,  yo veía llegar a personas que conozco, algunas de mi familia, que a mí me dijeron que querían un cambio, que estaba muy bien el proyecto por el que íbamos. Ellos sufrieron el secuestro de mi sobrino Israel que le conté a las personas que leen el periódico de La Silla Rota, la vez pasada, cuando me entrevistó, entonces todavía lo estábamos buscando. Apareció asesinado. En un acto público del PRI, el candidato (que ahora ganó) dijo en el micrófono que ‘quién sabe en qué andaría metido para que le haya pasado eso’, era un joven de 18 años que manejaba un taxi, mi sobrino”.

           

“Cuando mi hermano que estaba en el mitin oyó que hablaba así de Israel se subió al templete y le dijo que por qué tenía que andar usando el dolor de la familia, decir que lo asesinaron porque andaba metido en malas cosas. La gente también se enojó con el candidato por haber usado a mi sobrino. Ahora no entendemos por qué la gente lo apoyó, si a todo Ocuilan nos duele todo lo que está pasando en cada una de las comunidades. Estaba en la esquina de la delegación cuando vi pasar a varios de mi familia, a la familia de Israel,  acompañados de un ‘movilizador’ del PRI y me dijeron: ‘vamos a votar’, yo les dije: ‘yo ahorita voy a votar’ y ellos me dijeron: ‘nosotros vamos por el que va a ganar’.  Sentí mucho coraje, porque yo sabía que iban a votar por el PRI”.

 

VOTAMOS POR EL QUE VA A GANAR

 

“Cuando salieron me dijeron: ‘ya votamos Anita, por el que va a ganar, allí nos estamos viendo, las cosas van a cambiar’. El señor que los acompañaba me vio y se empezó a reír y me dijo: ‘de nada sirve el trabajo que hicieron, se les cayó, ya no vas a tener hueso’. El trabajo que hicimos no era para nosotros, era para beneficio de la comunidad, para mejorar. Yo no soy como ese tipo de personas que le diría, son unos malandrines porque viven de la gente. Porque saben que si perdían, su familia se quedaba sin muchas cosas que deberían ser de todos”.

           

“El ‘movilizador’ fue a dejar a mi familia al carro, iban como diez en un carro y dijo: ‘Como ves, los hombres tenemos más poder que la mujer. Yo tengo una capacidad de política que tú no la vas a tener, y cuando pienses en ti nada más, serás alguien dentro del ayuntamiento. Me quedé callada, reflexionando muchísimas cosas. Me daban ganas de gritar y de decirles: ‘como engañan, como utilizan a la gente’ y tenía coraje con todos porque no estaban viendo la realidad de todo lo que se iban a llevar otra vez estas personas. Ellos repartieron mucho, nosotros no teníamos y no queríamos repartir nada”.

           

“Al rato regresó solo el hermano de mi primo, o sea el tío de Israel mi sobrino, es que yo siento que ellos traicionaron a Israel. Su misma familia lo traicionó. Este primo se paró junto a mí y me dijo: ‘¿Cómo ves?’ Le dije: ‘Veo todo muy mal, esto es un asco porque hasta ustedes mismos de la familia, sabiendo el dolor que llevábamos por Israel, hayan apoyado a este candidato’. Y él me dijo: ‘Hace tres años pasó lo mismo, se compraron votos y la misma mecánica de material’, así me lo dijo, ‘Me sorprende que no lo sepas y no te des cuenta que los rojos (así le llaman a los del PRI) así  trabajamos’. Y me dijo: ‘trabajamos’. Y yo decía, ¿con quién estoy hablando, cuando hemos luchado por algunas cosas y finalmente ellos se vendieron?”

           

ESTA GENTE ES MÍA. NO, SON MÍOS

 

“Llegó con el movilizador la mamá de Israel, su papá, la abuelita, las primas y los tíos. Toda la familia completa. Y luego me dijo mi primo: ‘deberías hacer lo que te dijo el ‘movilizador’ piensa en ti y en tu familia, y no pienses en los demás’.  Y me dijo que hace tres años dieron 500 pesos, ahora igual dieron 500 pesos y  me dijo: ‘anoche se les entregaron todos los paquetes que se estaban dando. No se entregan antes porque no se confía en el voto, tiene que ser la noche anterior, así no hay riesgos de que venga otro partido después y les de más. Si alguna persona nos dice: ‘nos dieron 300 pesos’, nosotros aumentamos 200 pesos más y aumentas el material, así es como se ha trabajado, y ya ves que si funcionó. Júntate con nosotros y aprenderás’”.

           

“Mi primo está muy orgulloso porque él cree que eso es trabajar. Y yo me preguntaba: ¿en las manos de quién estamos? Si tu familia piensa así después de lo que vivieron, ¿qué nos podemos esperar? Y yo me acordaba de todo lo que pasamos con Israel y me decía que no era posible, cuando necesitamos la ayuda de esas personas, de la autoridad, nos la negaron, y ahora resulta que ellos se venden con los mismos. Dicen que el papá de Israel andaba entregando despensas y entregaba también los 500 pesos. Es un coraje que la verdad no sé ni cómo explicarlo”.

           

“Traicionó a su hijo. Por dinero que le dieron, quizá para pagar lo que debe por lo que pagó a los secuestradores, se endeudó muchísimo con préstamos hasta de intereses del 10%. Primero no dan seguridad los que gobiernan, y no les ayudan a buscar a su hijo, y luego se tienen que vender con ellos para pagar sus deudas. ¿Dónde quedó el dolor de la familia y de las comunidades? Amigos de Israel me decían: ‘Ana, estoy muy triste por lo que estoy viendo, ¿les interesa más el dinero?’ El dolor que yo veía en ellos, en esta ocasión ya no lo vi. Quisiera entenderlos, pero no puedo. El papá de Israel decía: ‘yo quiero que haya seguridad para tanto niño que tenemos aquí en la comunidad’”.

           

“Me pregunto: ¿por qué lo hacen? Es horrible decirlo pero lo hacen por dinero. Todo el día estuve allí, de 8 a 6, viendo quiénes llegaban voluntariamente y quiénes eran los acarreados. La mayoría fue acarreados del PRI y luego del PRD. Algunos llegaron solitos, de la gente que conozco, que nos dijo que nos iba a apoyar, esos todos llegaron solos, daba coraje cómo entre el PRD y el PRI se peleaban a la gente. Los dejaban sobre la carretera y los ‘movilizadores’ llegaban allí para llevarlos adentro a votar.  Por ejemplo, se bajaban del carro e iba el movilizador del PRI y el otro le decía: ‘es la gente mía’. Porque así hablan ellos allá. Y los del otro partido decían: ‘No, son míos’, allí se estaban peleando el dinero que iban a tener y allí tratan a las personas como a una cosa material. Las personas ni existen”.

 

“Estuvieron pidiendo muchas copias de credencial. Una señora me dijo: ‘yo ya me comprometí con el PRI porque le di mi copia de credencia y me hizo firmar un papel que estaba en blanco’. Ella les firmó el papel en blanco y tenía que votar por ellos porque si no le escriben cualquier cosa en el papel que firmó.  Hasta el representante del INE lo escuchó y se quedó callado. Yo esperaba que dijera algo, pero todo pasó enfrente de él, enfrente de su cara y no hizo ni dijo nada.  Ante eso, ¿qué podemos hacer? Al del INE le dije que todo era muy descarado y que era contra la ley y él me dijo: ‘pues sí, pero habla con tu representante’, no le vi actitud de poner orden, dejó que pasaran los movilizadores con la gente en su cara”.

 

SUS VOTOS YA ESTÁN MÁS QUE BIEN PAGADOS          

 

“Los cajones donde la gente vota eran tres en esa casilla y no tenían cortina para cerrarse, entonces la persona votaba y la persona que la llevaba estaba pegada a ella y veía por quien votaba. Yo sé que eso está contra la ley. Me dijeron que en el panteón atrás de la delegación estaban entregando dinero, fue uno de mis amigos a ver y supuestamente había mucha gente poniendo flores en las tumbas, casualmente todos ellos fueron al panteón a enflorar a sus familias ese día de la votación, allí les daban el dinero también. El panteón y la delegación estaban llenos de gente ese día”.  

           

“Una señora que llevaba gente del PRI les dijo a cuatro señoras: ‘recuerden que nos tienen que dar su voto por las becas que les dieron en el municipio, su voto ya está más que bien pagado’. Eso se los estaban diciendo en la tienda, cuando fui a comprar una botella de agua. La señora de la tienda nada más me vio y me dijo: ‘¿Cómo ves todo tan descarado?’ Yo nada más le conteste: ‘Pues sí, nos quedamos callados y no queremos decir lo que vemos, y cuando intentamos denunciar las cosas la gente no quiere hacer nada’. Tienen miedo de que los perjudiquen, los amenazan que les van a quitar los programas sociales que llegan, pero como usted me ha dicho y yo pienso: esos programas son nuestro derecho, no es limosna, es derecho”.

 

YO TE COMPRÉ TU VOTO

 

“En tiempo de seca, en el mes de abril y mayo fuimos a pedir agua al municipio, agua para la casa, y teníamos que dejarle 50 pesos al regidor del agua, nada más para que aceptara la solicitud de mandarnos una pipa que tenemos que pagar en 800 pesos y es para cuatro familias. Nunca llegó la pipa. Nos vimos obligados a comprársela a una empresa, y en el ayuntamiento se quedaron con nuestro dinero. Uno de mis primos fue al ayuntamiento a solicitar una pipa de agua, de todas maneras las tenemos que pagar, más los cincuenta pesos de la solicitud; cuando exigió que le mandaran la pila el regidor del agua le dijo: ‘Tu no tienes por qué pedirme ni exigirme, no te tengo que dar nada, porque yo te compré tu voto’”.

           

“Yo le dije a mi primo: ‘¿Cómo, eso te dijo?’ Sí estaba muy enojado él por lo que le dijeron, y le dije: ‘¿No te da vergüenza?’ Y me dijo: ‘Pues no’. Y yo le dije: ‘Saca tus 500 pesos de hace tres años y cómprale tu pipa de agua a una empresa, pero ni para una pipa de agua te alcanza’. Cuestan 800 pesos las pipas que manda el ayuntamiento. Ahora con ese presidente municipal, otro corrupto, ¿Qué nos espera? ¿Dónde tenemos nuestra seguridad puesta? ¿De quién nos tenemos que cuidar? Porque del ayuntamiento seguridad no la vamos a tener, son otros tres años de seguir viviendo con el miedo y viendo como se hacen ricos ellos, porque hay mucha pobreza y ellos aumentan sus propiedades”.

 

“Estoy decepcionada, triste, con mucho coraje, esto nos afecta a todos y a algunos los va a beneficiar con la corrupción, más de lo que tienen. El candidato del PAN, tenemos miedo de que le haya pasado algo grave. No nos han informado. Me dijeron que qué sentía yo de que habíamos perdido y yo les dije que nosotros no habíamos perdido, porque lo intentamos, y ese es el orgullo que nos queda, quedamos con la frente en alto:  no repartimos nada y no nos repartieron nada, intentamos que las cosas fueron diferentes.”

 

“A mí nadie nunca me va a poder decir: ‘Tu no tienes derecho a nada, porque yo te compré tu voto”.

 

@Marteresapriego