Opinión

Trump y más allá

Donald Trump tiene compañía alrededor del mundo en otros líderes que predican una política de exclusión.

  • 22/06/2015
  • Escuchar

Cuando Donald Trump lanzó su campaña para presidente de los Estados Unidos la semana pasada, lo hizo atacando a México y a los inmigrantes mexicanos por los males de los Estados Unidos. Pareció un discurso de hace una década, ya que ha habido muy poca inmigración indocumentada de México desde 2007 -los números importantes vienen ahora de Centroamérica y Asia- y contrastó en casi todo con los discursos de Jeb Bush y Hillary Clinton, quienes lanzaron sus campañas unos días antes.

 

Clinton destacando la inclusión económica y social, y Bush hablando a los votantes latinos en un español perfecto. Nadie piensa que Trump es un candidato serio, pero es un fiel ejemplo de un patrón en el mundo actual en que algunos políticos buscan lucrar con la demagogia contra grupos minoritarios, muchas veces inmigrantes.

 

Algo parecido, y quizás más preocupante aún por sus consecuencias reales, ocurrió la semana en el pequeño y ultra moderno país de Dinamarca en donde las elecciones parlamentarias dieron el segundo lugar al Partido Popular, un movimiento político creado originalmente para luchar contra los inmigrantes y refugiados en ese país. Es cierto que este partido ha moderado algunas de sus posturas antiinmigrantes radicales e incorporado un dosis importante de escepticismo hacia la Unión Europea, lo que les ganó muchos adeptos.

 

Pero la realidad es que es casi seguro, que el Partido Popular entrará en el próximo gobierno danés, dándoles margen para incidir en la toma de decisiones. Los países nórdicos siempre han sido baluarte de la razón y la inclusión social, así que la influencia de un grupo abiertamente peleado con esos valores genera razones para preocuparnos.

 

Y en otro país conocido por ser un ejemplo de inclusión y derechos humanos, Sudáfrica, hemos también visto un serie de motines en contra de inmigrantes a ese país, con varias muertes, organizados por líderes políticos locales. Si bien el gobierno nacional ha tomado medidas para frenar estos disturbios, muestra que aún entre algunos políticos que lucharon por un país incluyente, esa inclusión no siempre es definida para incluir a todos. Más aún que en los Estados Unidos, ahí la pobreza y la competencia real por trabajos en un momento de alto desempleo influye fuertemente en la demagogia.

 

En la India, una de las sociedades más plurales y complejas del mundo, en que la religión, la etnicidad y la casta muchas veces definen pertinencia en diferentes sectores de la sociedad, un partido religioso hindú fue electo el año pasado para gobernar el país. Entre las minorías musulmanas, cristianas, judías, jainí y sikh, que componen quizás una cuarta parte de la población, ha habido mucha preocupación por los intentos de algunos oficialistas por definir al país en términos religiosos y excluyentes.

 

Sin embargo, hay que resaltar que el primer ministro, Narendra Modi, generalmente ha resistido estos intentos hasta ahora y puesto más énfasis en política exterior y económica. Aún así, subsiste desconfianza de muchos grupos minoritarios hacia un gobierno que surgió de un movimiento religioso hindú.

 

Así que Donald Trump tiene compañía alrededor del mundo en otros líderes políticos y sociales que predican una política de exclusión y división por temas de raza, cultura, religión o estatus migratorio. Sin embargo, en ninguno de estos países (ni otros, como Francia, Austria e Inglaterra, en que hay partidos etnocéntricos o antiinmigrantes) han logrado cuajar estas actitudes entre las mayorías de la población.

 

Han logrado mantener una presencia en el debate público y a veces incidir en las decisiones, pero distan de ser posturas mayoritarias o aceptadas generalmente.  Sospecho que así pasará con Trump. Dará a la campaña en Estados Unidos un tono estridente y negativo, pero los otros candidatos en los partidos Republicano y Demócrata lo usarán más bien para marcar distancia de esas posturas extremas y resaltar su deseo de crear una sociedad más incluyente.

 

@SeleeAndrew