Opinión

Trump y la trama ucraniana

En la transcripción de la trama ucraniana es el propio Trump quien sugiere el trueque de “trapos sucios” de la familia Biden a cambio de ayuda militar. | Alicia Fuentes

  • 01/10/2019
  • Escuchar

Justo un día después de que Robert Mueller testificara ante el Congreso estadounidense respecto a los resultados de su investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016, el presidente Donald Trump y su homólogo de Ucrania, Volodímir Zelensky, sostuvieron una llamada telefónica en la que claramente Trump busca reclutar a un jefe de Estado para descubrir información perjudicial de quien podría ser su oponente en las elecciones presidenciales de 2020.

Si el informe sobre la trama rusa concluyó que no hubo colusión entre el equipo de campaña de Trump con Rusia, la transcripción de la llamada telefónica Trump-Zelensky abre el escenario de una trama ucraniana para el próximo ciclo electoral en Estados Unidos en la que el reflector alumbra directamente a Donald Trump.

La conversación Trump-Zelensky del 25 de julio se torna comprometedora para el presidente Trump y llama la atención del Congreso estadounidense cuando enfatiza la relación Estados Unidos-Ucrania en términos de reciprocidad y solicita abiertamente al presidente Zelensky investigar a los Biden, para lo cual ofrece el apoyo de su abogado personal:

Estados Unidos ha sido muy muy bueno con Ucrania. No diría que es recíproco… pero Estados Unidos ha sido muy muy bueno con Ucrania”.

“…La otra cosa. Se habla mucho sobre el hijo de Biden; que Biden detuvo el enjuiciamiento y mucha gente quiere averiguar sobre eso; así que cualquier cosa que pueda hacer con el Fiscal General sería genial. Biden se jactaba de haber detenido la acusación, así que si puedes verlo... A mí me parece horrible.”

“…Haré que el Sr. Giuliani lo llame y también el Fiscal General Barr, y llegaremos al fondo de eso. Estoy seguro de que lo resolverás. Escuché que el fiscal fue tratado muy mal y que era un fiscal muy justo, así que buena suerte con todo.”

En estas frases del presidente Trump durante su conversación con Zelenky, el fiscal general en cuestión es Viktor Shokin, quien fue destituido del cargo en 2016 por resistirse a perseguir casos de corrupción. Rudy Giuliani, abogado personal del presidente Trump, está convencido de que la administración Obama, específicamente el vicepresidente Joe Biden, presionó para la remoción de Shokin, ya que éste abrió una investigación sobre la compañía de gas ucraniana, Burisma Holding, de la cual uno de los miembros de la junta directiva era el hijo de Biden, Hunter Biden. Informes posteriores demostraron que la pesquisa sobre Burisima Holding no implicaba al hijo del entonces vicepresidente, por lo que quedó eximido de cualquier sospecha.

Si el lector piensa que esto parece un déjà vu, tiene razón; sólo que en una escena anterior estaban Donald Trump Jr. y los principales dirigentes de la campaña presidencial de Trump, quienes solicitaron a los rusos buscar los trapos sucios de Hillary Clinton en la famosa reunión de la Torre Trump el 9 de junio de 2016. En la transcripción de la trama ucraniana es el propio presidente Trump quien sugiere el trueque de los trapos sucios de la familia Biden a cambio de ayuda militar para Ucrania, que por cierto Trump ordenó suspender unos días antes de la llamada con Volodímir Zelensky.

Entre Estados, la solicitud de información sobre un ciudadano bajo sospecha de algún delito se hace a través de canales diplomáticos formales y/o policiales, y normalmente es con base en un acuerdo de asistencia mutua ya establecido. En el caso de la solicitud de Trump a Zelensky no hay de por medio ni canales diplomáticos ni policiales y mucho menos un acuerdo formal que sustente ese tipo de petición, por lo que presuntamente atenta contra los derechos de esos ciudadanos. Para empeorar las cosas, Joe Biden es uno de los contendientes en las primarias demócratas, y a los ojos de Trump parece ser el candidato potencialmente más fuerte en la contienda electoral de Estados Unidos en 2020. De contar con información potencialmente negativa sobre Hunter Biden es un hecho que la utilizaría para debilitar la candidatura de Joe Biden.

A diferencia de la trama rusa, en la ucraniana, la llamada telefónica Trump-Zelensky otorga pruebas al Congreso de que el propio Trump ha solicitado la intervención de Ucrania en la campaña presidencial de Estados Unidos de 2020, evidencia que no tenía Mueller para hacerle un juicio político al presidente. Asimismo, Trump a sabiendas que ya no es una figura privada, utiliza su investidura presidencial y a su abogado personal para obtener información de un posible contrincante electoral con lo que cínicamente corrompe el sistema electoral y gubernamental estadounidense, de ahí que el inicio para el juicio político a Trump ya tenga la autorización de la Cámara de Representantes y va por la de Senadores. Pero antes preparémonos mental y emocionalmente para un largo proceso lleno de sobresaltos y nuevos actores con un final inesperado.