Opinión

#Trump: ¿Jinete del Apocalipsis?

Por: José Antonio Sosa Plata.

  • 19/01/2017
  • Escuchar

“Cuando abrió el primer sello, oí al primer ser viviente, que decía: Ven.

Miré y vi un caballo blanco, y el que montaba sobre él tenía un arco,

y le fue dada una corona, y salió vencedor, y para vencer”.

(Ap. 6,2. Wikipedia. Traducción de Nácar-Colunga).

 

La Presidencia de Trump comienza mañana.

 

Y los malos augurios y sus promesas contra nuestro país se empezaron a cumplir antes de lo esperado. @realDonaldTrump ha sido considerado, por muchos, como la causa más importante de nuestros principales problemas económicos.

 

El daño que nos hará, aseguran algunas voces, no tendrá precedente.

 

“Debemos estar preparados para lo peor”, han dicho otros. La volatilidad de los mercados financieros, las fuertes presiones sobre el peso mexicano y el alejamiento de inversionistas estadounidenses son ejemplo de lo que su victoria nos ha provocado.

 

La inflación crecerá, afirman, a niveles que generarán más pobreza.

 

Las clases medias resultarán gravemente afectadas. El aumento en el precio de las gasolinas fue el primer paso del escenario caótico que nos espera, el cual irá acompañado de más protestas sociales y de más violencia. La construcción del muro y la repatriación de millones de indocumentados causarán mayor daño y desolación en todo el país.

 

Trump, señalan, ha sido el detonador de esta catástrofe.

 

¿Hasta dónde llegarán su poder y su furia? En sentido estricto, pocos lo saben. Pero no pasará mucho tiempo para descubrirlo. Será cuestión de unos cuantos meses.

 

¿Qué más nos espera ahora que tiene todo el poder?

 

Los augurios no son nada buenos. Sin embargo, la información disponible solo ha provocado mayor confusión, enojo social e incertidumbre. ¿Qué tan mal estamos? ¿Qué podemos hacer para protegernos? ¿Volveremos a las situaciones de crisis que vivió el país en las últimas décadas del siglo XX?

 

La preocupación de la población no debe pasar desapercibida.

 

Sin embargo, es evidente que como sociedad no estamos comprendiendo lo que sucede, que la desinformación o la mala información dañan el #HumorSocial y que las consecuencias se traducirán en riesgos políticos que deben resolverse a la brevedad.

 

Aún más: las #Elecciones2017 complicarán el escenario.

 

En campaña, el discurso oficial se carga hacia el lado positivo de la realidad para evitar el voto de castigo y orientar la voluntad ciudadana al mantenimiento de los partidos políticos en el poder gubernamental y legislativo.

 

Si es así, ¿cuándo sabremos la verdad de lo que está pasando?

 

¿Seguiremos pensando que el futuro difícil que nos espera es responsabilidad principal del presidente de los Estados Unidos? ¿Llegará el día que sabremos cómo están influyendo los demás factores internos y externos que algunos analistas económicos han identificado como los detonadores de nuestra actual realidad económica?

 

La #ComunicaciónPolítica sigue fallando.

 

En diversos grupos y sectores de la clase política no termina por comprenderse que el ocultamiento de información, la manipulación o el silencio operan en contra de los más altos objetivos políticos y electorales para mantenerse en el poder.

 

Los viejos modelos de comunicación ya no funcionan.

 

En los tiempos de la #ConvergenciaMediática y las #RedesSociales tenemos un nuevo paradigma que ofrece diversas alternativas de interacción y comunicación redituables, creíbles y legítimas. El proceso de adaptación a los nuevos no es tan complicado, pero sí requiere un cambio de mentalidad para recuperar la confianza de la mayoría de la gente.

 

Hacen falta nuevas estrategias y narrativas.

 

Para empezar, se debe reconocer que no todo lo que nos pasa es culpa de Donald Trump. De ninguna manera hay que minimizar el daño que nos ha generado y el que nos podrá hacer si cumple todas sus promesas de campaña. Sin embargo, el mundo no se acabará en los próximos cuatro años. México tampoco.

 

Entendámoslo: Trump no es un “Jinete de nuestro Apocalipsis”.

 

Su administración traerá muchos problemas al país. Pero no será el primero ni el último de una historia bilateral que siempre ha sido dispar, tensa y muchas veces injusta. Con la globalización y su proyecto de nación, los costos serán mayores y nuestro gobierno puede lograr buenos resultados si tiene la visión y la capacidad para cambiar el paradigma en la relación y fortalecer el modelo económico interno.

 

No intentemos tapar el sol con un dedo.

 

Lo mejor será explorar nuevas estrategias y mejores explicaciones que correspondan con las acciones que nuestras autoridades tomarán en la relación bilateral a partir de mañana. El equilibrio informativo y la activación de una vocería eficiente pueden abrir las áreas de oportunidad que se necesitan.

 

| #ConsultoríaPolítica | #ComunicaciónPolítica | #Trump |

| #ConvergenciaMediática | #RedesSociales | #Elecciones2017 |

 

Twitter: @sosaplata

@OpinionLSR

 

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.