Opinión

Treviño vs Lozoya: La guerra de Pemex

Nadie sabe qué hace o para quién trabaja Saldate en la Cámara de Diputados.

  • 13/04/2016
  • Escuchar

El presidente Enrique Peña Nieto sabe que su principal enemigo en este momento es Carlos Treviño Medina, Director Corporativo de Administración de Pemex, hombre clave de la paraestatal que se ha encargado de filtrar información en contra del Gobierno Federal.

 

Treviño Medina se dice cercano a José Antonio González Anaya, titular de Pemex, pero reportes de inteligencia demuestran que las lealtades de este funcionario están con el Partido Acción Nacional de Ricardo Anaya.

 

De acuerdo con fuentes de la misma paraestatal y reportes de seguridad nacional, existe evidencia de que Carlos Treviño solicitó información confidencial sobre la compra de dos aviones que están resguardados en la Sedena de Salvador Cienfuegos.

 

Posteriormente, a través de una red de legisladores panistas cuyo operador principal fue Federico Döring, atacaron sin clemencia a Emilio Lozoya, aunque el misil estaba dirigido para quienes usan estas aeronaves.

 

Estos ataques serían orquestados desde la Dirección Corporativa de Administración de Pemex, donde solicitaron y tuvieron acceso a los contratos de compra del Gulfstream 550 y del Cessna Citation Sovereign, mismos que desde el año 2013 están en comodato en la base militar aérea de Santa Lucía.

 

Carlos Treviño sabe que estos reportes de inteligencia que demuestran sus acciones y modus operandi, llegaron al presidente Enrique Peña Nieto, quien sigiloso ve cómo José Antonio González Anaya deja operar a sus anchas a su subalterno, sin detener la ofensiva contra el Gobierno Federal.

 

Inmediatamente Pemex activó una estrategia para deslindarse de los ataques en contra de Emilio Lozoya y del Gobierno Federal, pero internamente en la paraestatal están sorprendidos porque este grupo sigue documentando y buscando información que afecta a la presente administración.

 

Lo que le puedo asegurar es que en los próximos días saldrá la evidencia de las acciones de Carlos Treviño, a quien ni siquiera sus padrinos políticos podrán ayudarlo, además de que se investiga a detalle la vida de excesos de Federico Döring.

 

Los días de este funcionario en Pemex están contados por algo que ni el presidente Enrique Peña Nieto ni Segob de Miguel Osorio Chong ni el PRI de Manlio Fabio Beltrones toleran al interior del gabinete: la traición.

 

 

Tras las huellas de Carlos Saldate

 

Tras el escándalo mundial encendido por los Panama Papers, en donde el SAT de Aristóteles Núñez supuestamente ya investiga a más de 30 empresarios mexicanos, ahora las autoridades hacendarias revisarán con lupa la declaración de impuestos de la empresa Bio Reciclados Folgueiras, S.A.P.I. de C.V que encabeza Carlos Saldate Patón.

 

De acuerdo a la página electrónica de Comercializadora Folgueiras, esta compañía se dedica exclusivamente a la importación y comercialización de resinas y desperdicio, además de que cuenta en la actualidad con presencia comercial en la mayoría de los segmentos del mercado de resinas en México. 

 

“La calidad mundial de nuestras resinas y el servicio personalizado al cliente hacen de Folgueiras una gestión confiable”, explica el mensaje institucional de la página electrónica, sin embargo, dista mucho de las acciones reales, ya que las autoridades hacendarias que encabeza Luis Videgaray revisarán con lupa las declaraciones fiscales y comprobantes de compra–venta del material del desperdicio de Bio Reciclados Folgueiras.

 

Lo interesante del asunto es que Carlos Alberto Saldate Patón está registrado en el sitio 412 como cabildero en la Cámara de Diputados, que encabeza Jesús Zambrano del PRD, para realizar gestiones al interior del Congreso de la Unión. Se entiende por cabildeo toda actividad que se haga ante cualquier diputado, diputada, órgano o autoridad de la Cámara, en lo individual o en conjunto, para obtener una resolución o acuerdo favorable a los intereses propios de quien la realiza o de terceros, de acuerdo con el artículo 263 del Reglamento de la Cámara.

 

El artículo 264 establece que todo individuo que pretenda realizar cabildeo por más de una vez en la Cámara de Diputados deberá inscribirse al inicio de cada legislatura en un registro que elaborará la Mesa Directiva.

 

Asimismo, las comisiones deben informar a la Mesa Directiva, en el marco de sus informes de labores, todo lo relativo a las actividades de cabildeo que se hayan registrado dentro de las mismas, para lo cual deberán señalar los documentos recibidos que tengan relación con las iniciativas, minutas, proyectos o decretos que son materia de su competencia, así como los nombres de los cabilderos que los hayan entregado.

 

Lo que genera suspicacias también es que nadie sabe qué hace o para quién trabaja Carlos Saldate en la Cámara de Diputados, situación que también prendió los focos rojos en la mismísima Segob de Miguel Osorio Chong.

 

@takaink

@OpinionLSR