Opinión

Transparencia fiscal para la participación ciudadana

Sumar esfuerzos es fundamental para repensar esquemas que permitan involucrar en mayor medida a la sociedad. | Blanca Lilia Ibarra Cadena

  • 01/07/2019
  • Escuchar

Un gobierno que rinde cuentas informa, transparenta y responde. Para Lourdes Morales, coordinadora de la Red por la Rendición de Cuentas, una administración que responde a la sociedad debe apegarse a tres ejes rectores: a) generar y publicitar información de calidad, b) dar cuentas claras con registros fidedignos que permitan la evaluación y seguimiento del uso de los recursos públicos, y c) responder justificadamente por sus acciones y omisiones.

Como puede observarse, la apertura y entrega de la información pública es condición necesaria para que un gobierno rinda cuentas. No obstante, para que esto pueda generar gobiernos transparentes, se requiere, también, del uso y disposición estratégica de esta información por parte de la ciudadanía. Sólo con su participación se posibilitan escenarios de mayor rendición de cuentas por parte de las autoridades.

Lo anterior resulta relevante puesto que un gobierno responsable y responsivo por su actuación está más abierto a los procesos de diálogo y co-creación de políticas públicas. Asimismo, porque al abrirse al seguimiento y monitoreo del ejercicio de los recursos públicos y de sus actos, se posibilitan mayores espacios para el análisis y la generación de propuestas desde la ciudadanía, de manera que el gasto y ejecución del erario sea más eficiente. Todos estos elementos, sin duda, posibilitan también una mayor profesionalización de las administraciones.

Por otro lado, un gobierno transparente alienta la participación y la auditoría social, las cuales son claves para la consolidación de esquemas de colaboración como los presupuestos participativos y otros ejercicios de gobierno abierto.

Ante este contexto, la transparencia proactiva en materia fiscal no sólo representa una buena práctica para el combate a la corrupción y para proveer datos más allá del cumplimiento de las obligaciones de transparencia de las autoridades, sino también se posiciona como una herramienta que proporciona información socialmente útil para el fortalecimiento de la capacidad de vigilancia ciudadana.

En la instalación del Comité de Gobernanza del proyecto “Transparencia fiscal y participación ciudadana —una iniciativa que conjunta la experiencia y conocimientos de mujeres y hombres de la Red por la Rendición de Cuentas, la Comunidad del Programa Interdisciplinario de Rendición de Cuentas (PIRC) del CIDE, de instituciones de educación superior, autoridades, Organizaciones de la Sociedad Civil nacionales e internacionales, de la Auditoría Superior de la Federación y del INAI— se resaltó la importancia de generar nuevas formas y mecanismos de transparencia en materia fiscal, con el fin de contribuir no sólo al fortalecimiento de las capacidades y herramientas de las entidades de fiscalización, sino también para involucrar e incorporar a la sociedad en los procesos de auditoría.

El proyecto “Transparencia fiscal y participación ciudadana” se conformará de cuatro etapas, en la primera de ellas se desarrollará un mapeo de las capacidades de las entidades de fiscalización superior (EFS). Tras ese diagnóstico, de la mano de las organizaciones de la sociedad civil, la academia y las referidas entidades se realizará una revisión y diseño de propuestas para fortalecer esquemas de profesionalización de las autoridades en materia fiscal. Asimismo, se buscará elaborar un plan de trabajo con las EFS para consolidar esquemas de auditoría social y, por último, se hará la divulgación de los avances y resultados del proyecto.

Iniciativas como esta son muestra de un nuevo paradigma en el espacio público, en donde al conjugar las experiencias y el trabajo de actores provenientes de diferentes sectores (sociedad civil, instituciones educativas y autoridades), se posibilita la conformación de arenas donde el conocimiento y la participación impulsan la materialización de mejores políticas públicas.

Este es el primer paso. Sumar esfuerzos es fundamental para repensar esquemas que permitan involucrar en mayor medida a la sociedad. Por ello considero que, como autoridades, nuestro reto consistirá no sólo en conformar información socialmente útil para concretar este fin. También debemos impulsar buenas prácticas en materia fiscal para dar más claridad a la aprobación de los presupuestos y a su ejercicio, así como propiciar la generación de políticas públicas con enfoque de Transparencia y Rendición de Cuentas.