Opinión

Transparencia en la restructuración del sistema de salud

Es importante que exista una política de transparencia proactiva que permita a los ciudadanos seguir cada peso destinado a los medicamentos. | Joel Salas Suárez

  • 04/04/2019
  • Escuchar

Una prioridad para el gobierno federal actual es restructurar el sector de salud pública. Según el presidente López Obrador, está desfragmentado y “el primer nivel [de atención] está en el abandono, los centros de salud y las unidades médicas. Nos faltan trabajadores de la salud y no hay medicamentos porque la corrupción llegó a tanto que se roban hasta el dinero de las medicinas”. Esto último es muy preocupante, pues en México, el 40% del ingreso se destina a la compra de medicamentos y cuando no se tiene ingreso suficiente, se recurre al mercado ilegal. La corrupción es la causa de que los mexicanos no tengan acceso equitativo a medicamentos.

En algunos casos se sospecha del desvío de recursos públicos destinado para equipamiento médico, medicamentos opiáceos y anfetaminas controladas, como en el ISSSTE de Nayarit. Existen casos más escandalosos relacionados con la compra de medicamentos falsos, como las quimioterapias falsas aplicadas a niños con cáncer en Veracruz.

En el informe de los 100 días de gobierno, se informó que el gobierno federal compró 93 mil 885 millones de pesos en medicinas y materiales de curación en 2018 a un grupo muy reducido de proveedores. Tres empresas acapararon el 63% de las compras hechas por el IMSS y el ISSSTE. Se aclaró que no habría denuncias, pero se “buscará que no haya proveedores privilegiados y preferentes”.

El gobierno federal emprendió un plan en el que busca combatir las prácticas de corrupción en la compra de medicamentos para el sector público y mejorar la eficiencia en el manejo de las adquisiciones. Se revisan contratos, se puso en marcha un plan para reducir este gasto en un 25% y, como parte del Acuerdo Marco con la Oficina de la ONU de Servicios para Proyectos, se tendrá asesoría para mejorar la eficiencia y eficacia en el manejo de las adquisiciones en este rubro. Asimismo, para contrarrestar la fragmentación de los sistemas estatales de salud, cada gobierno estatal informará sobre sus requerimientos de medicamentos mediante una plataforma electrónica denominada Sistema de Planeación de Medicamentos (SIPLAM) a cargo de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Todas estas acciones requieren ser fortalecidas por la transparencia.


Es importante que exista una política de transparencia proactiva que permita a los ciudadanos seguir cada peso y cada centavo destinado a medicinas, equipamiento médico, construcción de clínicas y hospitales, así como salarios de personal médico y de enfermería. Sobre lo anterior, algunos ciudadanos requirieron información pública detallada al gobierno, como en el recurso de revisión RRA 10375/18 sobre compras de medicamentos del IMSS en todas las entidades federativas.

El INAI resolvió el caso instruyendo al IMSS buscar exhaustivamente la información, lo cual ya cumplió. Además, el IMSS abrió una plataforma en la que pueden consultarse de manera detallada los datos de compra de medicamentos en cada una de las entidades federativas del país, por ejemplo, el costo de medicamentos, el tipo de medicamentos, el proceso de compra, los proveedores y las delegaciones que realizaron las compras.

La información pública permitirá al gobierno federal promover procedimientos competitivos que favorezcan al erario público y garanticen la calidad de los productos que devolverán la salud a los pacientes mexicanos. También servirá para rendir cuentas sobre los resultados de las acciones llevadas a cabo por el Gobierno federal a favor del abastecimiento de fármacos, así como motivar a los ciudadanos a identificar las medicinas que faltan y posibles espacios de corrupción. De este modo, quedará garantizado el acceso a los medicamentos para todos los ciudadanos.

Desarrollo vs. Medio ambiente: información para decidir

@joelsas | @OpinionLSR | @lasillarota

Joel Salas Suárez es comisionado del INAI y coordinador de la Comisión de políticas de acceso, gobierno abierto y transparencia.